El Papa asegura que faltan grandes políticos capaces de luchar por un ideal

El papa Francisco.
El papa Francisco. / Efe
  • El Pontífice señala que "la política en general, la gran política, se ha degradado cada vez más en la pequeña política"

El papa Francisco aseguró que hoy en día "faltan esos grandes políticos que eran capaces de jugarse en serio por sus ideales", en un encuentro que mantuvo con los jesuitas reunidos en su Congregación General y cuya transcripción fue publicada hoy en la revista 'Civilta Católica'.

"En general, la opinión que escucho es que los políticos están de capa caída. Faltan esos grandes políticos que eran capaces de jugarse en serio por sus ideales y no le tenían miedo al diálogo ni a la pelea, sino que iban adelante, con inteligencia y con el carisma propio de la política", explica.

Francisco, que visitó la sede de los jesuitas en Roma el pasado 24 de octubre tras la elección de su nuevo Superior, el venezolano Arturo Sos, y la revista de la compañía, 'Civilta Católica', publica hoy la transcripción de las respuestas del papa a las preguntas que se le hicieron en aquella ocasión.

Al dar su opinión sobre "un mundo caracterizado por las polarizaciones políticas", el Pontífice dice que "la política en general, la gran política, se ha degradado cada vez más en la pequeña política".

"No solo en la política partidista dentro de cada país, sino en las políticas sectoriales dentro de un mismo continente", agrega.

Para Francisco, "la política es una de las formas más altas de la caridad. La gran política. Y en eso creo que las polarizaciones no ayudan. Por el contrario, lo que ayuda en la política es el diálogo".

En este sentido, Francisco también critica "la corrupción muy difundida en algunos países" y como ejemplo dijo que "cuando terminan los períodos constitucionales de un mandato, enseguida se busca reformar la Constitución para permanecer en el poder".

"Un país no pude crecer si no se respetan los fundamentos legales que el país mismo se ha dado para la propia gobernabilidad futura", explica.

Aborda también cómo los colonizadores trataron a los pueblos indígenas en Latinoamérica y aseguró: aunque hoy "tenemos más conciencia de lo que significa la riqueza de los pueblos indígenas (..), tanto política como culturalmente se los quiere anular siempre más".

Asimismo, propone un modelo de inculturación y explicó que "la unidad se hace conservando las identidades de los pueblos, de las personas, de las culturas".

Por otra parte, Francisco asegura que muchos de "los desastres" cometidos por la Iglesia Católica son por culpa del dinero.

"Cuántos desastres eclesiales empezaron por falta de pobreza, incluso fuera de la Compañía, me refiero a toda la Iglesia en general. Cuántos escándalos de los que lamentablemente me tengo que enterar, por el lugar en que me encuentro, nacen del dinero", lamenta.

Y recuerda que "la pobreza engendra, es madre, engendra vida espiritual, vida de santidad, vida apostólica. Y es muro, defiende".

Francisco reitera su concepto al asegurar que es "el clericalismo uno de los males más serios que tiene la Iglesia".

"El clericalismo es rico. Y si no es rico en dinero, es rico en soberbia. (...) El clericalismo es una de las formas de riqueza más graves que se sufre hoy día en la Iglesia", agrega.

En el dialogo con los jesuitas, Jorge Bergolio se define como "un pesimista". "¡Pesimista, siempre! No digo que sea depresivo, porque no es verdad. Pero sí que siempre tiendo a mirar la parte que no funcionó", y por ello asegura que ha encontrado en la consolación su "mejor antidepresivo".

"Con respecto a mi pontificado me consuela sentir interiormente: está bien. No fue una convergencia de votos los que me metieron en este baile sino que está Él metido allí. Esto me consuela mucho", explica.