El consumo de esta fruta es muy recomendable por su alto contenido en vitaminas A y C
El consumo de esta fruta es muy recomendable por su alto contenido en vitaminas A y C / Fotolia

Caqui, ¿el clásico o el persimon?

  • La textura de este fruto de color rojo brillante es semejante a la de un tomate. Una piel fina y lisa protege una pulpa dulce, jugosa y gelatinosa

El caqui o palosanto, originario de China y fruto nacional del Japón, que también se conoce como persimonio (persimon), presenta un color anaranjado rojizo brillante que recuerda al tomate. Tiene una pulpa suculenta, dulce y gelatinosa. Su nombre en latín Diospyros kaki significa fruta del fuego divino, por lo que en Oriente es un fruto muy apreciado.

El caqui de China es la variedad más cultivada y consumida. De hecho, es la especie que habitualmente se encuentra en el mercado de noviembre a marzo y se cultiva actualmente en muchos países occidentales como España, Francia e Italia. Tiene un peso que oscila entre los 80 y los 250 gramos.

Variedades

Las distintas variedades de caqui se clasifican por astringentes o no astringentes. El caqui tiene un alto contenido en fibra y vitamina A, es rico en azúcares, pero con discretos niveles de proteínas. Cuando el caqui está verde, es muy astringente, característica que se va perdiendo con su maduración, momento en que adquiere un sabor más suave, dulce y aromático. España cuenta con la Denominación de Origen de la Ribera del Xúquer (Valencia). Se trata de un caqui rojo brillante que pertenece a la variedad (CFA) de frutos astringentes. Valencia produce el 95% del total de la producción en España con unas 100.000 toneladas por temporada.

Estos caquis necesitan un proceso de sobremaduración para poderlo consumir y con él se obtiene la variedad de caqui de pulpa dura persimon, tan exquisito como los demás pero que se puede comer a mordiscos. Antiguamente, ese punto de maduración se conseguía bañando los caquis en una bebida fuerte (whisky o cognac) pero en la actualidad se introducen en unas cámaras a una temperatura de 20º con una atmósfera muy controlada que contiene etanol para eliminar los taninos, causantes de que el fruto inicial sea tan astringente.

Los caquis clásicos y los caquis persimon son exactamente la misma fruta, la única característica que los diferencia es la textura, ya que los caquis persimon tienen la pulpa dura y los convencionales blanda. Esta diferencia hace que parezca que no son la misma fruta. Los caquis normales se comen con cuchara ya que al ser tan blandos es prácticamente imposible cortarlos en gajos. Sin embargo los persimon se comen como cualquier otra fruta.

A la hora de comercializarlos también hay diferencias. Los convencionales son extremadamente delicados por lo que generalmente suelen encontrarse en comercios pequeños. El persimon permite una mejor manipulación y es el que generalmente se encuentra en grandes superficies.

Nutritivos y energéticos

Sin apenas grasas ni proteínas, este fruto aporta hidratos de carbono, principalmente fructosa y glucosa, convirtiéndolo en un alimento nutritivo y energético. Sus fibras solubles regulan el tránsito intestinal y alivian las gastritis, pero si están verdes resultan astringentes.

Ricos en antioxidantes, provitamina A o betacaroteno, y vitamina C, esta fruta se puede utilizar en multitud de recetas, en postres, ensaladas o confitados para acompañar carnes como el pato o el ciervo.