España ratifica el Acuerdo del Clima de París un año y un mes después de su adopción

Cambio climático.
Cambio climático. / Afp
  • El plan busca luchar contra el cambio climático con la firma de 55 países que suman el 55% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero

La Embajada de España ante Naciones Unidas ha depositado la pasada madrugada el instrumento de ratificación del Acuerdo del Clima de París, un año y un mes después de que la comunidad internacional lo adoptara en la capital francesa durante la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático de la ONU (COP21) el 12 de diciembre de 2015, según ha informado el Ministerio de Agricultura, Alimentación, Pesca y Medio Ambiente.

Una vez depositados sus instrumentos, España entra a formar parte con pleno derecho del Acuerdo, que incluye 190 planes nacionales para luchar contra el cambio climático. El Acuerdo de París entró en vigor a principios de noviembre, justo antes de la COP22 de Marrakech, 30 días después de que fuera ratificado por más de 55 países que sumaban por lo menos el 55% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

Tras el depósito de los instrumentos españoles de ratificación, ya son 125 partes las que lo han hecho, lo que para el Gobierno es "una señala inequívoca sobre la necesaria transición hacia un modelo de desarrollo bajo en carbono, que no tiene marcha atrás".

De acuerdo con los 29 artículos del texto del acuerdo, el objetivo es lograr que la temperatura global del planeta suba por debajo de los 2 grados centígrados respecto a los niveles preindustriales y pretende incluso lograr esfuerzos adicionales para lograr que el calentamiento no supere los 1,5 grados centígrados.

Por otro lado, el acuerdo recoge la mayor ambición posible para reducir los riesgos e impactos del cambio climático en el mundo e incluye los elementos necesarios para alcanzar dicho objetivo.

Balance cada cinco años

El Acuerdo reconoce también la importancia de aumentar los compromisos, con objetivos cada vez más ambiciosos y por ello establece un ciclo de revisión mediante el cual cada cinco años se hará balance del grado de implantación respecto al objetivo de los 2ºC, incluyendo los compromisos de reducción de emisiones, el estado de las acciones de adaptación y la situación de los medios de implementación, en especial la financiación.

Para ello, todos los países deberán preparar, comunicar y mantener sus contribuciones establecidas a nivel nacional para luchar contra el cambio climático y adoptarán medidas de mitigación internas con el fin de alcanzar los objetivos de esas contribuciones.

También destaca la importancia de la adaptación a los efectos adversos del cambio climático y establece un objetivo mundial cualitativo para aumentar la capacidad de adaptación a las pérdidas y daños ya ocasionados por el cambio climático.

Asimismo, fortalece el marco de cooperación global, a fin de que los países en desarrollo más vulnerables al cambio climático puedan afrontar mejor las pérdidas y daños derivados de éste. El Mecanismo financiero de la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático será el mismo del Acuerdo de París.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate