Tres reglas para sobrevivir al mundo digital

Los alumnos del monográfico demostraron ser unos expertos en nuevas tecnologías e internet. / Foto: María Gil Lastra | Vídeo: Pablo Bermúdez y José Carlos Rojo

El catedrático de Álgebra, Santos González, advierte que «no hay que tener miedo a la nueva realidad, hay que legislar para preservar la privacidad y hay que aprender a manejarse en estos entornos»

José Carlos Rojo
JOSÉ CARLOS ROJOSantander

La revolución digital ha llegado de repente. «Tanto que hay mucha gente que aún desconoce los fundamentos de toda esta tecnología y eso genera desconcierto, temor a lo que no se comprende». En el argumentario del catedrático de Álgebra de la Universidad de Oviedo, Santos González, se repite una frase extrapolable a todas las innovaciones: «La herramienta está ahí, solo hay que saber usarla para el bien», certifica. «Por ejemplo, el Big Data, todo ese conglomerado de algoritmos matemáticos que optimizan los datos, puede servir para extraer el gran valor que tiene toda esa información que circula por la nube». Solo hay que conocer el modo de hacerlo, y ese camino siempre conduce al mismo punto:las matemáticas.

«Los números nos han ayudado a comprender la realidad. Han resuelto grandes problemas de la Historia, sucedió en la Segunda Guerra Mundial, con Alan Turing como ejemplo. Incluso Julio César basó sus estrategias militares en esta ciencia». Existen a día de hoy divisiones especiales en los servicios de inteligencia de medio mundo que han aprendido a rastrear la red para combatir el terrorismo. Más aún: «Nosotros tenemos un grupo de investigación que está trabajando el modo de captar emociones a través de Internet. Se trata de un equipo multidisciplinar, integrado sobre todo por matemáticos que al tiempo son psicólogos. Son personas que conocen de sobra los fundamentos de la ciencia matemática y que están aprendiendo a aplicarla para interpretar emociones», explica Santos González, que codirigió el monográfico de esta pasada semana en La Magdalena junto a José Luis Sancho, managing director de Accenture Digital, y Antonio Fernández, senior Manager de Accenture.

«El análisis de los datos para sacarles partido puede ayudar a mejorar la Sanidad, la Educación, etc» Big Data

Estudian los textos e identifican ciertos códigos que traslucen el estado de ánimo que tenía la persona en el momento en que lo redactó. «Esto se utiliza para identificar emociones;pero también se puede usar para ubicar con mayor inteligencia un producto en el mercado. Todo tiene su utilidad».

El uso pernicioso

Los agoreros opinan que este uso de los datos puede llegar a ser muy pernicioso. «Tiene que existir una regulación, una legislación que camine al ritmo que avanza la tecnología y ahí sí que existe un desfase», aclara el experto.

«Garantizar una buena ley es el único modo de garantizar la preservación de la seguridad y la privacidad». «El problema es que los avances se producen a una velocidad vertiginosa y el legislador siempre va por detrás;pero esto no debe ser un impedimento para que la tecnología siga avanzando». Especialmente porque nadie va a frenar esa evolución. Quien se quede rezagado, perderá toda competencia intelectual y de mercado.

«El mundo está cambiando. Estamos asistiendo a la gran revolución del siglo XXI y hay que comprender de una vez que las sociedades buenas y competentes serán las que se adapten a este nuevo contexto». «Las que se queden rezagadas solo cobijarán a ciudadanos de tercera. De verdad, no va a haber una clase intermedia. Quien quede fuera de esto, estará fuera de juego».

Por eso es tan importante la educación. No solo en los primeros estadios, en Primaria, sino también en edades avanzadas. «Lo que proponemos es que todo el mundo tenga acceso a esta alfabetización digital. Los niños, en los colegios, deberían tener asignaturas dedicadas a ello. Pero no hablo de digitalización para jugar, para la mera diversión. Me refiero más bien a la tecnología aplicada al conocimiento. Tecnología que pueda servirles para aprender».

«No hay que temer a los avances, son los que nos van a permitir evolucionar hacia algo mejor» Inteligencia Artificial

España, lamentablemente, no es paradigma de esto. «Estonia es el país digitalmente más avanzado. España tiene mucho por hacer aún. Y los poderes públicos deberían escuchar bien esto porque es crucial que formemos a ciudadanos competitivos. Que puedan trabajar a nivel global, que es lo que les va a exigir el mercado laboral de hoy, porque las nuevas tecnologías no entienden de fronteras. Hay que invertir más en esto y quizá menos en otras cosas con menor importancia;aunque no soy quién para juzgar nada. Pero de verdad que hay que poner mayor énfasis en este aspecto porque es el que va a marcar la calidad de cada sociedad».

Atrás debe quedar el temor al cambio. «Primero porque va a ser sí o sí. Y segundo porque ya lo decía Adolfo Suárez: ‘No hay peor miedo que el miedo al miedo mismo’. La brecha digital existe, pero hay que lograr minimizarla porque de lo contrario cada vez será mayor. Antiguamente los cambios acontecían cada 100 años y ahora suceden cada 100 días. No hay que tener miedo a todo lo que va a venir, a los avances:la robótica, la inteligencia artificial, cognitiva, colaborativa, etc. Todo ese conocimiento es la clave para que la sociedad del futuro sea avanzada y competitiva, para que siga evolucionando».

Fotos

Vídeos