Varios alumnos en la Universidad de La Rioja.
Varios alumnos en la Universidad de La Rioja. / Archivo

Los universitarios, en contra del sistema de préstamos

  • Los representantes de los alumnos aseguran que el Ministerio de Educación "improvisa" con su propuesta de sustituir las becas por préstamos

La Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas españolas (Creup) ha rechazado hoy el plan del Ministerio de Educación de debatir que el sistema de becas actual evolucione hacia un sistema de préstamos en la educación no obligatoria. El presidente de la Creup, Luis Cereijo, ha reclamado "una política de becas eficaz y no de préstamos y que las familias no tengan que endeudarse para que sus hijos puedan estudiar".

Cereijo ha contestado de esta forma a la secretaria de Estado de Educación, Monserrat Gomendio, que el pasado viernes planteó el debate sobre si debería mantenerse el sistema de becas actual o si se debería evolucionar "hacia un sistema de préstamos universitarios". Además, el presidente de este organismo, que representa a 800.000 alumnos de 23 universidades públicas, ha señalado que el Ministerio de Educación "improvisa" sobre su modelo de enseñanza no obligatoria.

"Después de las palabras de la señora Gomendio, el Ministerio tuvo que negar que estén planteándose el debate, lo que la desautoriza". Sin embargo, según Cereijo, desde Creup no creen que esta propuesta sea "un globo sonda" y que en el Ministerio de Educación se estén pensando rebajar la financiación pública y trasladar los costes del alumnado a las familias, "lo que perjudica a los que menos tienen".

Así, el presidente de Creup ha reiterado su intención de dialogar con el Ministerio para que "las políticas universitarias se realicen bajo la base del diálogo y el consenso, sin tabúes pero de forma seria". La organización ha informado a escala europea de que no existe diálogo en la política universitaria española, por lo que en mayo presentaron una resolución de condena por "la actitud impositiva y negación al diálogo" que fue aprobada por unanimidad en la Asamblea General de la European Students Union (ESU).