Una ‘estatua’ de podio

El domingo, en los 200 braza del Mundial de Veteranos de Budapest, Fernando Álvarez se quedó firme para homenajear a las víctimas de los atentados de Barcelona.
El domingo, en los 200 braza del Mundial de Veteranos de Budapest, Fernando Álvarez se quedó firme para homenajear a las víctimas de los atentados de Barcelona. / DM

El homenaje del nadador veterano Fernando Álvarez a las víctimas de los atentados de Barcelona conquista al mundo

ANTONIO CORBILLÓN

El mundo ha sido testigo de cómo un nadador ha sido campeón sin saltar a la piscina». De los miles de respuestas que ha tenido el particular minuto de silencio que guardó el nadador veterano Fernando Álvarez Peñalva en los Mundiales Másters (Veteranos) de Budapest por los atentados de Cataluña, en su entorno se quedan con esta frase. Lo que no sabían es que se iba a cumplir de forma tan abrumadora ayer cuando Álvarez Peñalva fue recibido en el aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas de Madrid como un héroe olímpico.

Aunque esta vez no llevara ninguna medalla colgada al cuello. Salvo la de la solidaridad. Y la de haber sabido tocar la fibra sensible de una sociedad dolida pero necesitada de gestos como el suyo. «Mi padre siempre fue así. De principios, escrupuloso y con valores», resume Sainza Álvarez, una de sus cuatro hijas.

Otra vez las redes sociales han convertido un ‘no’ y un silencio oficial en una voz colectiva. Al conocer el atentado, Fernando solicitó a la Federación Internacional de Natación que decretara un minuto de silencio durante la competición. Tras el rechazo oficial y, ante su insistencia, recibió un «No se puede perder ni un minuto».

El sí decidió entregar uno suyo. El sábado, mientras sus rivales se lanzaban al agua en Budapest, Álvarez hizo la ‘estatua’ en el podio. «Me quedé firme como en la ‘mili’. Lo sentí como si gano todos los oros del mundo», explicó después. Acabó el 22 de la competición aunque los jueces anularon su tiempo y retiraron el vídeo de la prueba. Pero en su equipo, el Club Natación Cádiz, estaban al quite. «Aquí le conocemos como ‘el Capi’ por su capacidad para mover a la gente y generar afición», explica su presidente, Ricardo Gallardo. Decidieron compartir su gesto en las redes. 535.010 descargas lo convirtieron el domingo en lo más visto en YouTube.

De boca en boca

Mientras veía a sus rivales sacarle un largo entero de la pileta, Álvarez Peñalva seguramente se acordó de que una de sus hijas vive en Barcelona con sus nietos. «Estuvo a punto de ir ese día a Las Ramblas. No fue y se libró», explicó al diario ‘La Vanguardia’.

Lo que quiso ser un gesto individual corrió de boca en boca incluso entre los competidores en Budapest. El domingo un nadador sueco y su mujer le abrazaron mientras lloraban. Horas después, la organización decretaba ese minuto de respeto en una de las últimas pruebas del Mundial.

Los miles de mensajes y el vídeo compartido en las redes han superado a Álvarez, un ingeniero que «no es usuario habitual de Facebook o Twitter y nunca imaginó la repercusión de su gesto», reconoce emocionada su hija Sainza.

Fernando empezó a nadar con 14 años. En su juventud fue campeón absoluto de España como miembro del desaparecido equipo de natación del Real Madrid. Defendió los colores blancos y de la selección española por Europa. La de 200 braza es la prueba que más premios le ha dado a este veterano.

En su entorno cuentan que Fernando (Madrid, 71 años) fue un estudiante del Liceo francés que estudió gracias a becas oficiales. Después de una vida de éxitos profesionales (se jubiló como presidente de una constructora) recuperó su afición en Cádiz. «Tanto trabajo y el estrés de la responsabilidad le hicieron echar barriga y perder la forma», rememora su hija. Bajo el agua recuperó sensaciones y proyectos. «Impulsó la categoría máster en nuestro club. Ahora tenemos 60 veteranos y somos terceros de Andalucía», afirma orgulloso el presidente del Náutico de Cádiz, Ricardo Gallardo.

Fernando Álvarez.

Así es el héroe

Juventud
Fernando Álvarez empezó a nadar en el Real Madrid. Fue campeón absoluto de España de 200 braza en los años 60.
Veterano
Su familia ha perdido la cuenta pero calcula que ha ganado «más de 50 medallas» en competiciones de veteranos. El año pasado fue triple oro (imagen de la izquierda) en los nacionales de Jerez (50, 100 y 200 braza).
Su reto
Impulsará una campaña para que la natación sea asignatura escolar y reducir el incremento de las tasas de ahogamientos.

Y desde que volvió, Álvarez ha hecho gala de un espíritu a prueba de achaques. «Se bate sus propios récords», bromea Sainza Álvarez. Situado entre los diez mejores de su categoría del mundo, el año pasado logró tres oros en el campeonato nacional (50, 100 y 200 braza). Luego llegaron las lesiones: una rodilla y un húmero rotos. «Se entregó a tope en la rehabilitación y acababa las pruebas aunque fuera con la rodilla hinchada», destaca Sainza.

Su ‘estatua’ sobre la pileta de Budapest le ha zambullido en una indeseada fama que –destacan quienes le conoce– «ni buscaba, ni necesitaba, ni quería». Ayer tarde y de forma espontánea, nadadores de todo Madrid fueron a recibirle al aeropuerto. En Cádiz le espera un recibimiento similar de los aficionados. Su familia le hará entrega de «una medalla gigante con forma de corazón». En el reverso estará escrito el lema con el que ha hecho funcionar su motor vi

Fotos

Vídeos