La lucha de Davide Morana para recuperar sus brazos y piernas

Davide Morana, antes y después de la enfermedad. / Atlas

Una meningitis le provocó, de la noche a la mañana, un fallo multiorgánico que finalmente obligó a amputarle las extremidades

REDACCIÓNValencia

Una meningitis le provocó un fallo multiorgánico que finalmente obligó a amputarle brazos y piernas. Poco antes de enfermar se preparaba para competir en un triatlón. Este es el crudo resumen de la historia de Davide Morana, un joven italiano afincado en Murcia que ahora recauda fondos para poder costearse unas prótesis.

La vida le ha dado un golpe muy duro a este estudiante de 24 años, pero no ha sido el definitivo. Se resiste a claudicar y pelea por seguir vivo. y recuperar la máxima normalidad posible en su día a día. Por ello, junto a algunos de sus mejores amigos, ha iniciado una campaña para recaudar fondos y poder pagar las prótesis que necesita para volver a caminar.

Su duro relato está compartíendose en redes sociales con la etiqueta #ArribaLaVida, que refleja el espíritu de lucha de Davide, a quien los médicos le daban muy poco tiempo de vida tras diagnosticarle un shock séptico y una sepsis meningocócica. Sin embargo, la fortaleza del chico le hizo salir adelante en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), sometiéndose a varias operaciones, como las amputaciones de sus extremidades.

Davide antes y después de la enfermedad. / davidemorana.com

Tras un mes en la UCI pasó a la planta de cirugía plástica y quemados, ya que además de haber perdido los brazos y las piernas, grandes superficies de su piel estaban dañadas, 'quemadas', o convertidas en placas necróticas, lo que conllevó unas cinco o seis - sinceramente, perdimos la cuenta- operaciones más, para realizar injertos de piel. Tomaban la piel de las pocas zonas donde la púrpura no había afectado, y cubrían las superficies en las que habían extirpado la piel dañada, explica un texto publicado en la página web en la que se pueden efectuar las donaciones.

87 días ingresado

Davide estuvo ingresado durante 87 días- explican-, desde mitad de enero hasta principios del pasado mes de abril. Y a pesar de todo lo sufrido, confiesa que no consigue ser negativo, que solo puede sentirse agradecido por estar hoy aquí. «Y es que Davide ha hecho fácil lo (extremadamente) difícil. Desde la camilla, de camino al quirófano para ser amputado, nos guiñaba el ojo, lanzaba besos y nos sacaba la lengua. Sus bromas 'hoy he dormido a pierna suelta', 'te daría un apretón de manos pero no me quedan', nos hacían morir de la risa. Ha hecho grandes amigos en el hospital y ha contagiado su buen humor y sus ganas de vivir a todo el personal», señalan sus amigos.

Su dolencia

En España la vacuna contra el meningococo C - serotipo que afectó a Davide se aplica sistemáticamente desde el año 2000. Pero él es italiano, y parece ser que cuando era pequeño esta vacuna no estaba incluida en el calendario de vacunaciones de su país.

La enfermedad meningocócica afecta a personas de todo el mundo, niños y adultos, mujeres y hombres, en países subdesarrollados y en el «primerísimo primer mundo». «No sabemos por qué enfermó Davide, ¿se contagió? ¿una infección anterior de convirtió en esto? ¿era portador? Siempre nos quedarán estas incógnitas», se preguntan sus allegados. «La meningitis es difícil de detectar, pero conociendo los síntomas y concienciando sobre la importancia de la vacunación se podrían evitar muchas muertes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos