«Soy un psicólogo de la risa»

Josema Yuste señala a Arturo Fernández como su referente. / DM .

Josema Yuste acerca al teatro Casyc de Santander 'Taxi', una divertida comedia de enredo que define como «un canto al amor libre»

LOLA GALLARDO

santander. Josema Yuste se siente un psicólogo de la risa envuelto en un humor «surrealista, absurdo e ilógico». «El sentido del humor es como la fuerza de voluntad. Todos lo tenemos que hay que ponerlo sobre la mesa, ejercerlo y usarlo». La clave de su éxito es la constancia y la coherencia, dice quien se considera una persona tenaz y cita al actor Arturo Fernández como referente: «Tiene una gran personalidad, representa el pico y la pala, la constancia y el estar ahí».

El humorista presenta hoy en el Teatro Casyc de Santander 'Taxi', una divertida comedia de enredo «para hacer reír y divertir al público. Es lo que mejor sé hacer». Es una comedia con un humor blanco, absurdo, surrealista y a veces inteligente que, como una tela de araña, atrapa al público. 'Taxi' narra una historia sencilla. Un taxista con una doble vida. Casado con dos mujeres en dos barrios diferentes. «Está enamoradísimo de las dos y es incapaz de desprenderse de una de ella. Es una vida placentera hasta que ocurre un atraco y sale a defender a una señora. Le confunden con el atracador y la policía investiga su vida y descubre que está censado en dos barrios. No entiende nada. En uno de ellos vive un vecino que es su amigo y le ayuda, pero está zumbado y aunque intenta ayudarle lo estropea todo. Y hasta aquí puedo contar». Es un canto al amor libre, «algo que está mal visto en nuestra cultura».

Persona activa, reconoce que «lo que mejor hago y más me gusta es hacer reír». Por eso llegó 'Taxi': «Hace dos años buscaba una comedia de las de antes, tipo vodevil y me interesé por Ray Cooney. Me pareció un texto intemporal, muy expresivo y aposté por la obra».

Salud mental

El humorista cree que «el sentido del humor es como la fuerza de voluntad, todos lo tenemos pero hay que ponerlo en la mesa, ejercerlo y usarlo. Aporta un gran beneficio a la salud mental y a la inteligencia. Mi sentido del humor tiende más al surrealismo y al absurdo. Mi humor es un poco ilógico pero llega a un sector de gente. Con un 30% me conformo (ríe)».

Orgulloso de su trayectoria profesional, asegura que no le molesta que le pregunten si volvería con Martes y Trece. «Soy una persona coherente y he dicho que no volveré nunca». Y si formará hoy un dúo, ¿con quién sería? No vacila en la respuesta, con El Monaguillo. «El público no lo conoce como actor, pero te garantizo que tiene un gran futuro en la comedia».

El actor reconoce que el teatro hoy «respira, después de cinco años con botellas de oxígeno y mascarilla. Bajar el iva al 10% nos permite hacer obras incluso con ocho actores. Al final gana el público».

¿Y el drama? Ni se lo plantea. «A mi edad y con mi trayectoria ya no me interesan los premios. Lo que me gusta es hacer reír a la gente. Interpretar personajes como Otelo o Cyrano de Bergerac no me aporta gran cosa y pienso que la gente se reiría en algún momento de la interpretación y eso sería tremendo».

Fotos

Vídeos