UGT solicita a Sanidad que continúen los 32 trabajadores de las contratas del psiquiátrico

  • Son 16 empleados del servicio de limpieza y 11 del de cocina y comedor de la empresa concesionaria Clece y cinco vigilantes de seguridad de Securitas

UGT ha solicitado al Servicio Cántabro de Salud (SCS) la subrogación y la continuidad de los 32 puestos de trabajo de las contratas adjudicatarias en el Psiquiátrico de Parayas, tras la decisión del Ejecutivo autónomo de cerrar sus instalaciones este año y trasladar los servicios sanitarios que prestaba al Hospital de Liencres.

Además, el sindicato exige al SCS "garantías adecuadas de recolocación y reubicación profesional" para los 97 trabajadores del personal laboral y estatutario de la plantilla propia del centro psiquiátrico, cuyo cierre "no debe implicar bajo ningún concepto la externalización de sus prestaciones a empresas privadas ni merma alguna en un servicio público de calidad en la atención a la salud mental en Cantabria", ha señalado UGT en un comunicado.

La Federación de Servicios para la Movilidad y el Consumo (SMC) y la Federación de Servicios (FES), donde se incluyen profesionalmente los trabajadores de las contratas, reclaman en concreto la continuidad de 16 trabajadores del servicio de limpieza y 11 del de cocina y comedor de la empresa concesionaria Clece y cinco vigilantes de seguridad de Securitas.

Según precisaron portavoces de las dos federaciones de UGT, tras una reunión con el gerente y el subdirector de Recursos Humanos del SCS, Julián Pérez y Alfonso Romano, "la decisión de cerrar el Psiquiátrico de Parayas y trasladar sus servicios al Hospital de Liencres no puede vulnerar el legítimo derecho de estos trabajadores a ser subrogados y mantener sus puestos de trabajo".

Estas dos federaciones de UGT informaron en una asamblea a los propios trabajadores de las contratas del centro psiquiátrico de lo tratado en la reunión con los responsables del SCS.

Reubicación de 97 empleados públicos

Por su parte, la Federación de Empleados de los Servicios Públicos (FeSP) del sindicato, a la que compete el personal laboral y estatutario del Psiquiátrico de Parayas, ha convocado otra asamblea con los empleados públicos del centro para analizar la situación actual y sus consecuencias en las condiciones de trabajo.

"Es una realidad incontestable que el deterioro de las instalaciones del Psiquiátrico de Parayas, al que se ha dejado abandonado durante muchos años, invita a trasladar sus servicios a otro centro en mejores condiciones, pero siempre dentro de un modelo público de atención a la salud mental eficiente y adecuado, y en ningún caso en operaciones de privatización encubiertas y engañosas", matiza FeSP.

Para la federación de UGT en el sector público, "el cierre del Psiquiátrico de Parayas puede ser incluso una buena oportunidad para definir qué modelo público de atención a la salud mental queremos para Cantabria".