Los ginecólogos pedirán adelantar quince años las pruebas del cáncer de mama

Una doctora analiza una mamografía.
Una doctora analiza una mamografía. / Archivo
  • Actualmente, los cribados para detectar tumores comienzan a los 50 y la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia prepara una recomendación para que empiecen a los 35

El cáncer de mama es una enfermedad que afecta sobre todo a mujeres mayores, pero no solo a mujeres mayores. Un 80% de los casos corresponden a pacientes com más de 50 años, la edad a la que las españolas se someten a un cribado que consiste en diversas pruebas y revisiones para detectar el cáncer antes de que aparezcan los síntomas. Pero ¿qué sucede con el 20% restante? Las mujeres más jóvenes, aunque afectadas por al enfermedad en menor medida, también están expuestas a tumores que, ante la falta de pruebas diagnósticas anteriores a la aparición de síntomas, aparecen en estadios más avanzados.

Para atajar las necesidades de estos grupos, el presidente de la sección de Oncología Ginecológica de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, Javier de Santiago anunció ayer que su sociedad va a recomendar que se adelante el cribado en España quince años y que comience a los 35 años y no a los 50 como actualmente. El doctor hizo este anuncio dentro de los Diálogos de la Asociación Española Contra el Cáncer que han tenido lugar en su sede de Madrid.

En la misma ponencia participó la epidemióloga Lola Salas, que aclaró que no hay un aumento en la incidencia de la enfermedad en mujeres jóvenes por encima del aumento de casos de la enfermedad en mujeres de otras edades. Salas explicó que unas 25.500 mujeres padecen cáncer de mama en España y que tres de cada cuatro tumores son detectados en estadios iniciales de la enfermedad.

Por su parte, el doctor Fernando López Verde, de la Sociedad Española de Medicina de Familia llamó la atención sobre los factores de riesgo modificables como no mantener un peso saludable, una alimentación equilibrada, una actividad física regular, la lactancia materna y reducir el consumo de alcohol, factores que pueden reducir las posibilidades de sufrir un cáncer de mama en un 50%. La supervivencia en esta enfermedad es de un 84%. "El cáncer de mama es un asesino, pero un asesino controlado", explicó Javier de Santiago.