Las pacientes de cáncer de mama reclaman igualdad de tratamiento en toda España

Una mujer se realiza una exploración.
Una mujer se realiza una exploración. / Archivo
  • En vísperas del Día Mundial contra esta enfermedad, de la que se diagnostican cada año 26.000 casos en el país, insisten en la necesidad de una cartera de servicios única y alertan contra los recortes

Más de 26.000 españolas son diagnosticadas de cáncer de mama cada año y aunque la lucha contra este mal está ofreciendo resultados muy esperanzadores en todos los campos, desde la prevención a la terapia, siguen existiendo retos para facilitar la curación a todas las pacientes. En vísperas del Día Internacional de esta enfermedad, que se celebra el 19 de octubre, la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA), que agrupa a 41 asociaciones regionales, ha presentado este martes un manifiesto con algunas de las medidas que defienden y cuya implementación, en determinados casos, está siendo frenada por los recortes económicos y por la falta de gobierno.

La presidenta de FECMA, Montserrat Domènech ha destacado que “es necesario la existencia de una cartera de servicios única y común para que todos los pacientes tengan igualdad de condiciones en el acceso a los diagnósticos, los tratamientos y los fármacos con independencia de su lugar de residencia”. Para ello, ha insistido, la no formación de un nuevo Ejecutivo es un lastre.

Relacionado con esto, Domènech advierte de que los ajustes en sanidad “pueden afectar al acceso de las enfermas a tratamientos innovadores”. Además, la asociación reclama la necesidad de crear un registro de pacientes, la mejora de los tratamiento a las mujeres que han superado la enfermedad pero sufrirán su cronicidad (que se traduce, por ejemplo, en problemas óseos) y un protocolo específico para las diagnosticadas en edad fertil.

El presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Miguel Martín, cree que el sistema de salud público está realizando una labor “aceptable pero mejorable” y ha alertado de que se están produciendo desigualdades “entre comunidades autónomas, entre provincias y a veces, entre hospitales”. Martín, que ha recordado que el 80% de las mujeres se cura, reclama una atención multidisciplinar que abarque desde cirujanos hasta oncólogos, pasando por médicos de primaria y psicólogos. Y desde el punto de vista de la investigación, ha apuntado el presidente de SEOM, “aunque las farmacéuticas están llevando a cabo una tarea muy importante, la administración pública tiene que llegar donde la privada no llega”.

Precisamente la investigación es, junto a la prevención, una de las grandes esperanzas en la lucha contra este mal. El vicepresidente del Grupo GEICAM de Investigación en Cáncer de Mama, Agusti Barnadas, explica los beneficios de la terapia dirigida, un tipo de tratamiento que busca acabar con los puntos malignos que previamente se han detectado en las células tumorales. “Pero lo más importante son los recursos”, ha indicado Barnadas. “La financiación necesaria para llevar a cabo todas las investigaciones no está cubierta”, ha advertido.

La doctora Eva María Ciruelos, presidenta del grupo SOLTI de investigación, también ha insistido en las carencias del sistema. Una de ellas es la falta de registros. “No sabemos exactamente qué cifra de pacientes con cáncer de mama tenemos y eso es muy importante, entre otras cosas, para medir los resultados de nuestro trabajo de investigación y para trabajar con bases de datos y en red”.

Mamografías a los 35 años

Los profesionales matizan la necesidad de que las primeras mamografías para prevenir el cáncer de mama se adelanten a los 35 años, como proponen los ginecólogos. En opinión de Miguel Martín, no es aconsejable porque a esa edad “la mama es demasiado densa y las pruebas no ofrecen resultados exactos, teniendo en cuenta los efectos secundarios de la prueba, como la radiación”.

Por su parte, Agusti Barnadas destaca que existen grupos de pacientes con herencia familiar que en los que sí se debe adelantar las mamografías a esa edad.