El método Joe Wicks

El nutricionista Joe Wicks.
El nutricionista Joe Wicks. / DM .
  • Se ha convertido en el popular rey del fitness y la nutrición gracias a un método que promete adelgazar en 15 minutos comiendo más y moviéndonos menos ¿El secreto?

Entrenar duro y alimentarse bien. Eso sí, siguiendo unos criterios específicos que te llevarán al éxito. Esta es la efectiva filosofía de Joe Wicks, el hoy rey del fitness y la nutrición. Con 1,4 millones de seguidores en Facebook y 1,1 en Twitter, las redes sociales son el salón de su casa. Licenciado en Ciencias del Deporte por la popular St. Mary’s University de Twickenham, entrenador personal de tercer nivel y, también, preparador de boxeo avanzado, Wicks ha ayudado a decenas de miles de personas a alcanzar sus metas en el mundo del fitness con su peculiar método: ‘Adelgaza en 15 minutos’, donde habla de moverse menos y comer más. "Es un libro que está lleno de ejercicios para que actives y trabajes tu cuerpo, pero también contiene recetas deliciosas y muy nutritivas. Recetas que son muy fáciles de preparar y que no te harán perder demasiado tiempo en la cocina", explica el ‘body coach’ de moda a Salud Revista.

El primer libro de Joe Wicks, cuyas ventas en el Reino Unido superan ya las 700.000 unidades, convirtiéndose en la obra escrita debut de cocina más exitosa en tierras anglosajonas desde 2006, revela cómo modificar y eliminar la grasa de tu cuerpo comiendo más y haciendo menos ejercicio, justo lo contrario de lo que se nos lleva diciendo durante muchas décadas.

¿Cómo es posible eso? ‘Adelgaza en 15 minutos’ se trata de una guía para aprender a estar fuerte y mantener (o perder) el peso de manera simple, sana y eficaz. Su sistema de trabajo físico es una de las claves: "Soy muy partidario del HIIT (High Intensity Interval Training), que es una técnica de entrenamiento que se lleva a cabo con intervalos de alta intensidad que te permiten entrenar al máximo durante solo treinta segundos, para luego descansar otros treinta/cuarenta segundos. En total, son veinte minutos machacando tu cuerpo. Es un tipo de entrenamiento que aumenta notablemente el ritmo cardíaco, de manera que sigues quemando grasa hasta incluso dieciocho horas después de haberlo llevado a cabo", explica Wicks. Es lo que se conoce como el efecto post-entrenamiento. Tu cuerpo se esfuerza para reponer esa falta de oxígeno y eso conlleva que tu ritmo metabólico aumente y se quemen más grasas y, por lo tanto, más calorías: "Por eso el esfuerzo en el entrenamiento debe ser muy elevado y no cumplir solo con el trámite. Repercute en el beneficio de uno mismo", aconseja Wicks.

Cardio y resistencia

En su libro, Joe detalla dos tipos de HIIT, uno de cardio y otro de resistencia, donde las sentadillas, las flexiones, la comba o los famosos burpees te exprimirán hasta tus límites. La idea es lograr la forma física más completa posible y para ello considera necesario combinar ambos tipos de entrenamiento, ser constante y olvidarse de la báscula: "El músculo pesa más que la grasa, y por eso cuanto más tonificado estás más pesas, pero te ves y te sientes mejor que nunca. Un selfie a veces puede ser mucho mejor para medir tus progresos que una báscula. Es mejor que uses tus propios ojos y no unos números. Mi consejo es hacerse fotos cada mes para ver el progreso real de nuestro cuerpo y no obsesionarse".

La otra pata que sustenta su brillante metodología es la nutrición. En su libro, Wicks enseña a comer de acuerdo con las demandas de energía de tu cuerpo y a combinar los alimentos y el ejercicio intenso: "Es un estilo de vida que va a transformar tu cuerpo y tu manera de comer para siempre. No es ponerse a dieta".

Por ello, Joe detalla 100 recetas en dos principales secciones. Bajas en carbohidratos y para recargar carbohidratos: "Los platos llenos de hidratos son justo para cuando has realizado una sesión de HIIT y tu cuerpo necesita algo potente, como un burrito o un fantástico pastel de pollo. Si entrenas quince minutos durante cinco veces a la semana, puedes comer hidratos sabiendo que, además, te los has ganado. Esto a nivel psicológico es clave. En mi opinión, la mala fama que persigue a los hidratos es injustificada y falsa. Los platos sin apenas hidratos son para el resto de comidas del día, donde ya no necesitas tanta energía, y para los días de descanso. Además, es importante reforzar este tipo de alimentación con un buen partido de proteínas diario". El de Wicks está hecho de una cucharada de 30 gramos de proteína en polvo con sabor a vainilla, 15 gramos de miel, 100 gramos de hojas de espinacas baby y mucha agua.

Por último, Wicks tampoco se olvida de los siempre apetitosos tentempiés, a los que les da la importancia que el resto de preparadores físicos le quitan: "Son la tercera sección de mi plan de alimentación. Te hablo de piscolabis como anacardos especiados, cacahuetes al wasabi o nachos picantes. Todos nos merecemos algún capricho de vez en cuando. Liberan la mente. De lo contrario, la alimentación sería algo aburrida".

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate