«¿Por qué está mal visto que un niño desayune garbanzos y no lo está la leche con cacao?»

«¿Por qué está mal visto que un niño desayune garbanzos y no lo está la leche con cacao?»

El tuit de una nutricionista sobre los hábitos alimenticios de su hijo genera revuelo en las redes sociales

Isaac Asenjo
ISAAC ASENJOMadrid

De sobra es sabido que España está lleno de entrenadores de fútbol, médicos, expertos en bricolaje, entendidos en circular por la nieve y ahora además se ha llenado de nutricionistas. Y es que tras el tuit de una madre que le da garbanzos para desayunar a su hijo, la revolución en el tema alimenticio ha comenzado en Twitter - plataforma ideal para opinar sobre cualquier tema. División de opiniones, aunque no tanto a partes iguales. Los que hay que aplauden la decisión - normalmente los expertos - y los que se llevan las manos a la cabeza -el resto de los mortales. Además el asunto ha logrado crear debates espontáneos sobre alimentación y el volumen de azúcar que una dieta equilibrada debería tener.

«¿Por qué está mal visto que un niño tome legumbres y no lo está la leche con cacao?», se pregunta María Merino - la madre de la polémica - en un artículo publicado en El Pais días después del bautizado como 'el desayuno de la polémica'. Dietista, nutricionista y editora de la web comiendoconmaria.com en la que ofrece cursos y consejos sobre nutrición, cometió un pecado en forma de tuit. Un mensaje escueto y una foto que lleva dando vueltas por las redes sociales en los últimos días. «Mi hijo no sabe lo que es una galleta. Es feliz desayunando garbanzos».

Tras esto, ella se explicó en otro tuit. «Vuestros malos hábitos de alimentación me llenan la consulta. Vosotros comed lo que queráis, yo seguiré alimentando a mi hijo en vez de darle de comer. Dos conceptos muy distintos». No obstante, esto no hizo más que aumentar las respuestas de los usuarios y que los 'haters' salgan a cuchillo por ella.

Nutricionista antes que madre

«Si no fuera suficiente el ser madre para tener el derecho y la obligación de darle de desayunar a mi hijo lo que yo considero lo mejor para él (como cualquier madre querría), soy dietista-nutricionista titulada por la Universidad de Barcelona. Con lo cual, no solo le doy a mi hijo lo que como madre creo que es lo mejor para él, sino que lo hago como dietista nutricionista», explica María Merino en un artículo de opinión.

Qué erradicar del desayuno

-Galletas. «Se hacen con harina refinada y tienen grasas de baja calidad además de potenciadores o edulcorantes», indica María Merino en una entrevista. La nutricionista aconseja hacerlas caseras sin añadirles azúcar y recuerda que hay recetas muy saludables y fáciles de hacer.

-Cereales azucarados, pasteles, bollería. «Están cargados de azúcar y el azúcar, a la larga conlleva sobrepeso, obesidad y todas las enfermedades crónicas no transmisibles asociadas», alerta. En el futuro, si el niño engorda, puede incluso acarrearle «problemas de socialibización o de acoso escolar».

-Brick de zumos o batidos. Muchas madres y padres los ponen en las mochilas de sus hijos para el desayuno del cole sin embargo, en su opinión, deberían sustituirse por agua o leche.

-Lácteos, postres tipo natillas o yogures bebibles. Merino aconseja ofrecerles yogures naturales sin añadir azúcar ni edulcorantes.

-Pan de molde. La experta recuerda que este producto lleva potenciadores de sabor y azúcar. Si queremos darle al niño un bocadillo «podemos ofrecerle pan integral o aventurarnos a hacer pan casero, si se dispone de tiempo, claro», argumenta.

-Embutidos y procesados cárnicos. A su juicio, no deberían consumirlo con frecuencia y mucho menos a diario y más de 30 gramos al día. Pueden sustituirse por frutas o por pan con aceite.

La joven destaca que «el problema está en ver como normal lo que es anormal» y critica que en la sociedad actual se ve como algo raro «pedir un agua con limón en lugar de una cerveza». Algo que achaca al márketing y la industria alimentaria por «el gran poder que ejercen sobre la población».

Pero ¿qué recomienda para desayunar?. La respuesta es sencilla. «No te preocupes tanto de qué darle sino de qué no darle. Simplemente, asegúrate de que sean alimentos», afirma convencida de que si a alguien le preguntan qué desayuno recomendar diría al menos un producto ultraprocesado. «¿Cómo no iba a ser así cuando los propios cereales con más de 20 gramos de azúcar -por cada 100 gr - son 'cereales del desayuno'»?, pregunta.

Ideas de desayunos saludables que no salen en televisión

Vitonica - la web sobre Fitness, nutrición y vida sana - recomienda varios desayunos saludables que la industria alimentaria no anunciará en los medios. Varias ideas sobre cómo realizar una primer comida adecuada con buenos nutrientes

- Porridge de avena con plátano

- Tortitas de avena y plátano

- Quinoa con chocolate amargo y fruta

- Vasitos de mango, yogur y semillas de chía

- Tostadas de aguacate, atún y mango

- Tostadas de aguacate y queso con zanahoria y anchoas

- Tortilla de hierbas frescas

- Tostadas con plátano y mantequilla de cacahuete

- Tostadas con queso fresco, espinacas y melocotón

- Barritas de dátiles y avena

La catalana considera en el artículo en el que opina sobre su polémica que «es el momento perfecto para desmitificar eso de que el desayuno es la comida más importante del día e imprescindible». La nutricionista considera que un niño puede no tener hambre al levantarse y no por ello hay que obligarle a comer. «Un vaso de leche o 4 nueces serán suficientes hasta llegar a la hora del patio, donde seguro que podrá comer en mayor medida», comenta antes de aclarar que su hijo no es vegetariano ni desayuna todos los días garbanzos (quizás si se hubiese tratado de una tostada con hummus no se habría creado tanta polémica). «Pero si los ve y le apetecen ¿por qué no?. Fue elección suya, no lo forcé. Es algo que no debemos hacer jamás con ningún niño, ni obligar ni recompensar por comerse un alimento», escribe.

«Él los vio, me los pidió se los di y se los comió. Y la verdad que me parece una opción mucho más saludable que el típico desayuno de la mayoría de niños hoy en día: un vaso de leche con Cola Cao y galletas o un tazón de cereales y leche o cualquier pieza de bollería y un zumo. Desayunos que contienen entre 30 y 40 gramos de azúcar. Y esto solo en el desayuno. Si añadimos el postre de la comida y cena y la merienda, fácil llegan a consumir entre 50 y 80 gramos de azúcar al día. Teniendo en cuenta que la OMS recomienda no consumir más del 10% de la energía a través del azúcar, prefiero tener un hijo que desayune garbanzos y esté sano que uno que no lo haga y ponga en riesgo su salud», explica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos