Los médicos cántabros denuncian una «situación laboral precaria» y amenazan con la huelga

La «precariedad laboral» se denuncia sobre todo en atención primaria y pediatría./Roberto Ruiz
La «precariedad laboral» se denuncia sobre todo en atención primaria y pediatría. / Roberto Ruiz

El Sindicato Médico advierte al Ejecutivo regional que tiene hasta el 15 de septiembre para encontrar soluciones «sus innumerables problemas»

José Carlos Rojo
JOSÉ CARLOS ROJOSantander

Los médicos cántabros han decidido dar un ultimátum al Gobierno regional para atajar «de una vez» su «precariedad laboral». Han advertido que aguardarán «lo que queda de verano», hasta el próximo 15 de septiembre, para sentarse a negociar y buscar una solución a los «innumerables problemas que vienen padeciendo, especialmente en atención primaria y pediatría». El condicionante es claro: si no hay acuerdo, irán a la huelga. «Es una problemática que se conoce de sobra en la Consejería; pero allí nadie parece preocuparse por encontrar una solución», ha advertido Óscar Ortíz, delegado del Sindicato Médico, que este miércoles ha ofrecido una rueda de prensa para explicar las consecuencias que tendrá esta falta de voluntad negociadora del Ejecutivo PRC-PSOE y de la consejera de Sanidad, la socialista María Luisa Real.

«Nos convocaron a una reunión que se iba a celebrar el pasado jueves 27 de julio; pero la cancelaron con menos de 24 horas de antelación. Ahora nos dicen que el día 11 podrán recibirnos», ha confirmado Ortíz. «La escasez de médicos en atención primaria y pediatría se puede extrapolar a otras muchas especialidades. Es solo la gota que ha colmado el vaso para darnos cuenta de que esto no puede continuar así», ha afirmado.

Las soluciones que proponen los profesionales

"Lo principal, que ayudaría a descongestionar mucho trabajo, sería abrir la mano para legalizar el pago de horas extra a los médicos. En el País Vasco, por ejemplo, hace ya un mes que cobran 45 euros la hora extraordinaria".

Otra de las medidas solicitadas por este sindicato sería la que permitiría que los médicos extracomunitarios pudieran trabajar. "A día de hoy necesitan un contrato de un año, como mínimo, para alcanzar la tarjeta de residente, pero ahora solo se están firmando de un máximo de 6 meses".

"Sin duda nos ayudaría mucho redistribuir los recursos disponibles", explican desde el Sindicato Médico. "Puede que en verano no tenga sentido el funcionamiento de ciertos consultorios médicos rurales, que utilizan unos recursos que podrían reforzar algunas zonas de costa que en estos meses están desbordadas".

«Si superamos la cifra de los 27 o 30 pacientes por día, no estaremos prestando la atención debida a todos estos enfermos, y eso es algo que no podemos seguir permitiendo. Es una precariedad de atención médica que repercute en la salud del ciudadano y ahora hay compañeros que están viendo 60 personas al día», han denunciado desde un colectivo que es claro en su anuncio. Si no se encuentra solución, a mediados de septiembre se comunicará un calendario de movilizaciones, incluida la convocatoria de paros para los cerca de 2.000 médicos que hay en la Comunidad Autónoma.

El vicepresidente de la formación sindical, Santiago Raba, y el secretario, Vicente Alonso, han apelado a la «sensatez» de la Administración para evitar que el conflicto desemboque en una huelga de la atención sanitaria, que en estos momentos en Cantabria «es precaria o incluso de guerra».

Las reivindicaciones

Los dos portavoces del Sindicato Médico recuerdan que a principios del pasado mes de junio ya denunciaron la situación en atención primaria y pediatría en la región, marcada entre otras cosas por la falta de profesionales. Tras esto, la consejera de Sanidad ha emprendido una serie de acciones con las que ha logrado «incendiar aún más los ánimos», por lo que irán a la huelga una vez se agoten los plazos dados y las vías de negociación solicitadas. Algunas de esas medidas han tenido que ver con la orden de que los pediatras de área sean «médicos sustitutos», cambiando el centro de salud asignado y forzándolos a abandonar sus cupos y pacientes para desplazarse a otros lugares, lo que constituye un «incumplimiento flagrante» de sus derechos laborales y contrato.

«Estamos ante una consejera de Sanidad sin talante negociador ni cintura política alguna, que no afronta los problemas». Pero a pesar de las «numerosas» reuniones mantenidas por este sindicado con responsables de Recursos Humanos del Servicio Cántabro de Salud (SCS) para presentar distintas propuestas, «ninguna» ha sido tenida en cuenta.

El Sindicato Médico ha aprovechado su comparecencia ante los medios para recordar que con motivo de la crisis han soportado una bajada del sueldo del 8% -frente al 5% aplicado al resto de empleados públicos del Gobierno de Cantabria- además de la eliminación de complementos retributivos. A esto se suma que en Atención Primaria cobran un grado inferior al que les corresponde -lo que se traduce en unos 3.000 euros menos al año-.

Agendas de trabajo

Además, tienen que «tragar» con agendas de trabajo como las que ahora denuncian. Por eso han puesto como ejemplo la situación del pasado 24 de julio, que en diferentes zonas y en el ámbito de la medicina familiar y pediatría han obligado a los profesionales a atender en Peñacastillo a «69 pacientes» de los que «diez» fueron vistos en tan solo «22 minutos».

En otras áreas, médicos de familia han atendido en una sola jornada a cerca de medio centenar de usuarios: en Tanos, Bezana, Ramales, Somo o Laredo.

En pediatría, las consultas rondaron ese día los 40 niños por especialista, en Camargo Costa, Zapatón, Covadonga, Alisal, Sardinero, Dávila o Astillero, debido a que en Cantabria sigue sin establecerse un «tope» de pacientes a atender por día.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos