Solvay: «Debemos adaptarnos a un entorno global»

Jorge Oliveira, director general para España y Portugal.
Jorge Oliveira, director general para España y Portugal. / María Gil Lastra

    Es uno de los gigantes industriales de la región. El fundador de la marca, Ernest Solvay tuvo «un claro perfil emprendedor» y desde sus inicios, hace 150 años, la empresa no han dejado de innovar.

    -En sus líneas iniciales ya destaca su compromiso con la innovación.

    -Solvay es un grupo químico internacional que contribuye a buscar e implementar soluciones responsables y de alto valor añadido para la industria. En este sentido, el grupo está firmemente comprometido con el desarrollo sostenible y centrado en la innovación.

    ver más

    -El origen de Solvay parte de la revolución generada en la producción de un nuevo material (carbonato sódico). ¿En el siglo XXI aún hay espacio revoluciones?

    -Sin duda, el mundo cambia cada día y debemos adaptarnos a un entorno cada vez más global y competitivo. Actualmente la fábrica de Torrelavega está inmersa en la implementación de un ambicioso proyecto internacional para conseguir la excelencia operativa en la producción de carbonato sódico y seguir siendo el actor más importante de este producto a nivel mundial y mantener la competitividad de la planta de Barreda.

    -Hablan del I+D+i como motor para el desarrollo futuro.

    -En los últimos años la planta de Solvay en Torrelavega ha conseguido la confianza del grupo Solvay para iniciar una serie de actividades en materia de I+D+i, encaminadas fundamentalmente a la valorización de los subproductos que se obtienen en las fabricaciones. También se ha consolidado el Programa Innova que premia las ideas de innovación presentadas por nuestros trabajadores.

    -¿Hay cantera en el mundo de la química?

    -Tenemos la suerte de estar en contacto con muchos profesores y estudiantes de todos los niveles de los estudios de química que visitan nuestras instalaciones o realizan prácticas en la fábrica de Barreda y estamos convencidos de que hay una muy buena cantera. En todo caso, estamos seguros de que abriendo las puertas de la fábrica a los niños y niñas que en su etapa escolar nos visitan cada año, estamos poniendo nuestro granito de área y despertando nuevas vocaciones. Nos enorgullece poder devolver a la Sociedad parte de lo que recibimos de ella.