Conectados al futuro

Los alumnos del IES Estelas junto a los responsables de Telnor.
Los alumnos del IES Estelas junto a los responsables de Telnor. / L.Palomeque
  • Telnor- IES Estelas

  • La tecnología e innovación aplicadas a mejorar la vida del ciudadano es la meta que Telnor definió a los alumnos del IES Estelas

“Con ilusión se puede conseguir cualquier cosa”. Así comenzó la visita de los alumnos del IES Estelas a su empresa mentora de STARTinnova; Telnor. El director de la misma, Carlos Hernández, fue el encargado de dar inicio al recorrido por las instalaciones que la empresa de servicios energéticos tiene en Santiago de Cartes.

“Colaborar en este proyecto supone retroceder a nuestros inicios, cuando empezamos con un proyecto y mucha ilusión”, dijo a los casi 50 alumnos que llenaron la sala de reuniones de la empresa.

Para los estudiantes, sorprendidos ante algunas de las tecnologías que fueron viendo durante su visita, los términos y problemáticas asociados al mundo digital y la conectividad de Internet, no son desconocidos, como nativos digitales que son.

Tras hacer una revisión general por las actividades que desarrollan en torno a instalaciones y proyectos eléctricos a diversos niveles (particulares, negocios así como sistemas de alumbrado público o instalaciones industriales), Fernández les detalló a los estudiantes cómo Telnor va incorporando, desde sus inicios, hace ya veinte años, las tecnologías que el mercado va desarrollando.

Como ejemplo, explicó que gracias a la telegestión de dispositivos e instalaciones, desde las oficinas centrales pueden saber qué bombilla tiene una incidencia y en qué punto exacto. Algo de gran utilidad cuando se manejan una red como la que Telnor ha ido implementando en toda la región y también, desde hace un tiempo, en algunas comunidades limítrofes.

Eficiencia sostenible

La eficiencia energética es otro de los grandes frentes en los que desarrollan su creciente actividad. “No se está dando importancia a las renovables –indicó Fernández- pero todo llegará”. La compañía entiende la eficiencia desde tres aspectos clave: reducir el consumo manteniendo el confort, modernizando las instalaciones y con ello mejorando la tecnología y logrando con ello un notable ahorro energético. El control y detalle de la factura eléctrica que el propio ciudadano puede analizar, extrapolado al conjunto de la sociedad, puede suponer una mejora global que, por ende, implique beneficios medioambientales.

Fernando Gaspar, de Netcom, socio estratégico de Telnor en el desarrollo de sistemas de conectividad, continúo con la explicación a los estudiantes, justamente haciendo referencia a este aspecto; “Hoy en día ya no se puede prescindir de las soluciones energéticas”, dijo, antes de comentar cómo Telnor decidió dar el salto del usuario a los complejos de gran envergadura, como las smartcities, cuyo objetivo es que el ciudadano viva mejor. “La única manera de lograrlo- indicó- es la conectividad”.

Gaspar recordó cómo al comenzar con esta iniciativa se encontraron “ya en la periferia de los núcleos urbanos” que, a pesar de que “se nos llena la boca de megas, había cantidades ridículas para trabajar”. Son las llamadas zonas blancas, que no cuentan con cobertura de alta velocidad. Por eso, desde Netcam están diseñando su propia operadora y a partir de marzo o abril del próximo año, dispondrán de una red que cubriría las necesidades del 60% de la población cántabra, “con un buen servicio”, destacó.

Se trata, especificó, de “una tecnología madura y especializada, que manda directamente la señal, punto a punto y con seguridad”. La seguridad es un elemento importante para estos especialistas, que señalaron que “no hay nada más inseguro que una red wifi que no esté protegida”.

Unir esfuerzos

La tercera parte de la visita la realizó el responsable del área comercial Víctor Menéndez. “Vais a tener que trabajar y a trabajar se aprende trabajando. No tengáis miedo”, dijo a los estudiantes mientras curioseaban en la zona de almacenaje. Cajas, bombillas, cables, receptores y emisores de señal e incluso semáforos o adornos navideños de gran tamaño, llamaron la atención de los alumnos.

Menéndez les explicó la importancia de trabajar en equipo, especialmente para una empresa que, como en el caso de Telnor, ofrece servicios. “Comercial no es sólo el que vende –matizó- sino todas las partes de la empresa implicadas en sacar adelante un proyecto”. Para lograrlo, insistió en la importancia de “tratar bien al cliente” porque “lo que perciba es fundamental” y en ese sentido, “prima el buen servicio”.

Desde que Telnor dio sus primeros pasos hasta la actualidad, todos los campos se han profesionalizado, también en los pequeños detalles. “Es muy importante ofrecer una buena imagen”, especificó Menéndez, que recordó cómo al principio contaban con un buen servicio y “muy buenas referencias”. Con el paso del tiempo y la mayor cartera de productos a ofrecer, a un grupo de consumidores cada vez más amplio, Telnor trabaja con más intensidad su parte de marketing y promoción. “Ya no vale todo, la competencia es salvaje”, añadió, por eso “os tenéis que formar porque os vamos a necesitar”, dijo a los estudiantes.

Algo en lo que coincidió su tutor, Alberto Luna; “Os tenéis que reciclar constantemente y ser versátiles para adaptaros al mercado laboral”. Un mercado en el que “aunque os metan miedo”, dijo el responsable comercial de Telnor, “encontraréis un hueco”.

La colaboración y la creación de sinergias fue otro elemento destacado, cuya importancia quisieron hacer ver a los alumnos. “En la empresa privada, tanto vales como valen tus partners”, les expusieron. “Al igual que en los proyectos que estáis planteando, hay que colaborar con otros aunque seas el más grande”.

Antes de despedirse, los responsables dejaron claro a los alumnos que contarán con su colaboración para “hacer un proyecto ganador”.