«Hay que tener complicidad con  los formadores»

«Hay que tener complicidad con los formadores»

  • Fernando Gaspar CEO de NetCAN

Fiel a su sintonía de innovación, Netcan participa en STARTinnova como empresa mentora. Netcan es un operador de internet de alta velocidad de banda ancha en Cantabria, que ofrece soluciones de conectividad en las zonas donde otros no llegan. Diseña una logística para el territorio mediante una infraestructura para facilitar a empresas, profesionales y usuarios en general, y posibilitar el acceso a internet así como otros servicios.

¿La aplicación de las nuevas tecnologías es la base de la estrategia para estar en un mercado tan competitivo como globalizado?

Hoy en día las empresas no pueden desarrollarse al margen de la evolución tecnológica, los mercados no son locales, ni tan siquiera nacionales, la empresa que no tenga presencia en un mercado global, no tiene espacio en un futuro, cada vez más cercano. Los negocios están cambiando, el canal de comercialización es la red, y la conectividad es la puerta al mundo global, hay que usar toda la información existente.

La unión hace la fuerza por eso ¿la diversificación dentro de una empresa es tan importante como las sinergias entre colectivos del sector?

El mercado global hace que la especialización sea el valor fundamental de las empresas. Ya no vale el 'hago de todo', ni 'esto sirve para todos'. Cada mercado, cada individuo tiene sus propias características. Por ello las empresas tienen que centrar sus esfuerzos, fijar objetivos personales y complementarse con otras del sector, necesarias para atacar a estos nuevos mercados, demandantes de mayores servicios.

¿Por qué creen que es positivo el desarrollo de un programa como STARTinnova?

Es muy difícil que las generaciones actuales de empresarios, ocupados en su trabajo cotidiano, puedan dedicar el tiempo suficiente a cambiar la mentalidad de la totalidad de sus mandos. De ahí que iniciativas como estas, son las que pueden provocar este cambio de visión. El cambio se tiene que dar con la complicidad de los formadores, de las empresas y de la sociedad en su conjunto. Es nuestra responsabilidad preparar el relevo para nuestras empresas, ya que seremos, sin ninguna duda, los primeros beneficiados.