60 años de auditoría y consulta

60 años de auditoría y consulta
/ SANE
  • En 1957, Enrique Campos fue pionero en iniciar el ejercicio de la auditoría, actividad prácticamente desconocida en Cantabria en esa fecha

¿El emprendedor nace o se hace? El perfil tiene una combinación de aptitudes. El carácter de la persona es la base necesaria para no sólo tener una idea sino arriesgarse a ponerla en marcha. Luego viene la parte del trabajo, el esfuerzo y el sacrificio que conlleva esa misión. El empeño define el éxito que casa con el acierto de la idea a desarrollar, aunque no es una ciencia exacta, existen condicionantes en el entorno que son los que dictan el final, a veces incierto, de la empresa iniciada.

Belén Campos, Socia Directiva de Tecnisa Campos lo tiene claro "el "emprendedor" es un nuevo concepto que está de moda pero es el empresario de toda la vida, una persona con visión empresarial que pone en marcha su propio negocio y que tiene que luchar para sacarlo adelante" y así se lo transmite a los estudiantes del colegi Calasanz-Escolapios a quienes mentoriza dentro del programa STARTinnova, que impulsa El Diario Montañés para fomentar el emprendimiento entre los más jóvenes.

Pioneros en Cantabria

Los estudiantes han tenido la suerte de conocer de primera mano uno de los casos de emprendimiento más destacados de Santander, el de Tecnisa Campos. Retrocedamos en el tiempo. En el año 1957 Enrique Campos Pedraja se inicia en el ejercicio de la auditoría, actividad totalmente desconocida en Cantabria y prácticamente en el resto de España. Un año después ya asesoraba prácticamente al 90% de las Juntas de Evaluación Global, y hasta la fecha ha asesorado directa o indirectamente no sólo a la mayor parte de las empresas pequeñas, medianas y grandes de la comunidad, sino también a algunas a nivel nacional sin detenerse ahí ya que también ha trabajado para compañías del extranjero.

En el año 1968 fue creada la sociedad de Técnicos en Organización y Control Empresarial, S.A. (Tecnisa). El objetivo de su creación era la dedicación al asesoramiento contable y fiscal. Diez años después, ésta empresa se transforma en la actual Tecnisa Campos, S.A., en la que Enrique Campos, siempre rodeado del mejor equipo de profesionales especialistas en distintas áreas: Economistas, Abogados, Auditores, y Graduados Sociales, entre otros, se ha dedicado hasta su retiro al asesoramiento mercantil, contable, fiscal y laboral. En la actualidad son 50 personas las que forman el equipo de trabajo en el que se ha materializado el proyecto de Enrique Campos. Tienen capacidad para atender cualquier necesidad que pueda tener una empresa. Esa es la trayectoria de 60 años de esta aventura empresarial cuyo testigo han sabido recoger las nuevas generaciones.

En el negocio su salto internacional lo dieron al pasar a ser miembro de UHY, una red internacional de firmas independientes de auditoría y consultoría que ofrece una clara ventaja competitiva y permite compartir experiencias e intercambiar conocimiento con más de 7.600 profesionales de todo el mundo. UHY, fundada en 1986 con sede en Londres, organiza equipos multidisciplinares para realizar operaciones transnacionales con total garantía de calidad y capacidad de respuesta, pues cuenta con más de 275 oficinas en 87 países.

Los jóvenes han podido visualizar todo este camino empresarial al visitar las amplias oficinas de Calvo Sotelo. Las instalaciones guardan una sorpresa en su interior. Conservan en su estado original el despacho de su fundador. La estancia evoca a tiempos pasados, unos en las que las cosas eran bien distintas. Un gran espacio donde trabajar en el que la madera noble aporta la seriedad que demanda una actividad como el asesoramiento, para inspirar la confianza de sus clientes. En las estanterías se observan atesorados recuerdos materializados en forma de todos los numerosos reconocimientos y premios que Enrique Campos Pedraja fue sumando en su carrera.

Hoy en día el legado familiar se mantiene y sirve de modelo para nuevas generaciones de emprendedores como es el caso de los estudiantes del colegio Calasanz-Escolapios. Una nueva promoción de jóvenes que participa en el programa esperando no sólo volver a encontrarse en la final, como ya lo hicieran sus compañeros en la anterior convocatoria, sino dar un paso más al frente haciéndolo nuevamente de la mano de sus mentores.