Arte y diseño creativo cántabro

Arte y diseño creativo cántabro
/ SANE
  • Bathco aboga por el diseño, la calidad y la innovación en su amplia gama de productos de baño en la que los lavabos son obras de arte

¿Qué ocurre cuándo se da rienda suelta a la creatividad? Las ideas no solo fluyen y se materializan sino que se presentan con una energía y pasión diferente que conecta con las personas. De esta forma, cualquier elemento de la vida cotidiana deja de serlo para convertirse en una pieza que atrae la atención y despierta la admiración (y las ganas de adquirirla).

Bathco es un ejemplo de esta teoría llevada a la práctica. Traspasar las puertas de la sede de esta empresa supone sumergirse en un nuevo mundo que tiene como partida los productos de baño, siendo el diseño, fabricación y comercialización de lavabos su producto estrella. Una pieza que para muchos puede pasar desapercibida cobra un protagonismo estelar pues se convierte en una obra de arte. En este caso no es un piropo ni gratuito ni casual. Desde Marga García Polanco y Mariscal hasta David Delfín son algunos ejemplos de la envergadura de la altura de las firmas de sus colecciones.

Con ese toque de innovación, diseño y creatividad los baños pasan a convertirse en elegantes estancias que invitan al relax en espacios en los que el tiempo parece detenerse.

Los estudiantes del IES Estelas de Cantabria dan fe de la sensación que supone recorrer los 600 metros cuadrados de "showroom". Dentro del programa STARTinnova han visitado guiados por José López, gerente de Bathco, los 1.800 metros cuadrados de las nuevas instalaciones que lucen una imagen renovada y moderna desde junio de 2014.

La empresa tiene una trayectoria de 35 años en el mercado. En su historia más reciente ha experimentado grandes cambios. La renovación de su sede culminó un proceso que le llevó a inaugurar en el año 2010 una moderna plataforma logística y de almacenaje de más de 6.000 metros cuadrados en el polígono industrial de Heras. Un proyecto enmarcado dentro de la política de expansión de la firma, encaminada a mejorar la gestión de sus procesos de producción y distribución. El centro logístico cuenta con 30 pasillos de estantería que permiten disponer de una capacidad de almacenaje para 5.500 palets y moverlos de forma rápida. Todos ellos son distribuidos por tierra, aire o mar, a lo largo y ancho de los cinco continentes. Un almacén importante y acorde a un ritmo de trabajo que les hace llegar a más de 70 países. Su fama internacional se retroalimenta con su presencia en las ferias más importantes del sector en todo el mundo como son Cevisama (Valencia), iSaloni (Milán), Project Lebanon (Beirut), Cersaie (Bolonia) y The Big 5 (Dubái). En estos foros han proyectado colecciones muy cuidadas como Natural Series by Bathco y la colección Vintage o la creación del Bathco Atelier.

De la porcelana al Cemlab

José López les relata que, como en toda empresa, en estas más de tres décadas de trabajo ha habido de todo y les da un consejo: "En el mundo empresarial hay que tener la mente muy abierta porque cada día hay más competencia". Lo dice con conocimiento de causa. Los orígenes de Bathco se remontan a la decoración de la porcelana. Hoy en día sigue siendo su seña de identidad pero no la única ya que han sabido adaptarse a los tiempos apostando por nuevas líneas de diseño, nuevos acabados y novedosos materiales. Su logro más reciente ha sido el Cemlab, un nuevo material que ha sido desarrollado por el Centro Tecnológico de Componentes de Cantabria. Gracias a su estrecha colaboración con este laboratorio, único en la región, y partiendo del cemento tradicional, se ha conseguido una nueva formulación más ligera y permeable. López lo tiene claro: "la clave está en la agilidad para tener y desarrollar ideas, el éxito está en investigar y arriesgar".

La búsqueda de nuevas actuaciones es constante. De hecho hace un par de años surgió, precisamente, el taller de diseño al que han dado vida ocho artistas de Cantabria, todos ellos licenciados en Bellas Artes. De esta manera José López afirma con orgullo que pudo materializar una idea que le venía rondando por la cabeza hace años.

El guiño emprendedor se lo hace a los jóvenes que le rodean sentados a la mesa en su encuentro mantenido como una reunión de trabajo. Les deja claro que en la comunidad hay potencial y no solo empresarial sino de cantera de nuevos talentos a todos los niveles y que lo que hay es un gran desconocimiento del trabajo que se hace.