Ser empresario 24 horas al día

Ser empresario 24 horas al día
/ DM
  • La empresa de instalación de puertas y automatismos es una realidad a partir de un proyecto por el que su fundador ha luchado

La teoría es una cosa y la práctica es otra. El programa STARTinnova, que promueve El Diario Montañés, tiene como objetivo impulsar y compartir una valiosa lección de esas que no se olvidan tan fácilmente por el recuerdo positivo que dejan.

En el IES Ricardo Bernardo bien lo saben. Dentro del programa han recibido la visita en el centro de José Antonio Núñez, Gerente del Grupo Servirema, una empresa que se dedica al sector de la instalación de puertas y automatismos y que cuenta con un servicio profesional personalizado, que invierte en formación y sigue muy de cerca las nuevas tecnologías.

El empresario ha mantenido en el centro un encuentro con los estudiantes de 2º Grado Medio y Superior de Actividades Físico Deportivas, Madera y Mueble, y Electricidad y Electrónica así como alumnos de Bachillerato.

No fue una charla unilateral sino una reunión en la que predominó un ambiente de intercambio. De un lado José Antonio Nuñez, la voz de la experiencia, una basada en hechos reales vividos en primera persona, y el relato de los pasos que ha dado en el camino del emprendimiento. Del otro jóvenes con ideas.

Todo tienen un origen. En su caso el punto de partida fue claro. Empezó siendo un trabajador por cuenta ajena a la par que le daba vueltas a impulsar su propia empresa. "Quise crear un negocio propio porque quise sacar adelante un proyecto que tenía" -recuerda-"quería realizarme profesionalmente y tenía una idea por la que valía la pena luchar". Y eso fue lo que hizo. El mensaje les llega sin intermediarios a los jóvenes aspirantes a emprendedores.

De una visión empresarial experimentada a una prometedora carrera: la de los jóvenes participantes en STARTinnova. A ellos también les llegó el turno de palabra para explicarles a su mentor sus ideas de negocio.

La exposición de los proyectos motivó elogios pero también criticas aunque constructivas. Posibles debilidades que había que pulir para que las iniciativas brillasen en todo su esplendor. De fondo en el ambiente la admiración por el trabajo que han realizado los alumnos convertidos en empresarios a quienes se les ha inoculado el germen del emprendimiento, y a la vista de los hechos parece que con éxito.

Luces y sombras empresariales

Sin embargo, Núñez tampoco edulcoró su relato ni omitió los sinsabores que tiene el mundo empresarial, que los tiene porque no todo es un camino de rosas también hay espinas. La experiencia de sus años como empresario incluyen capítulos de iniciativas fallidas, la necesidad de superar estos obstáculos y de asumir que forman parte del aprendizaje. Por esa razón repasó los principales inconvenientes de su carrera. La tensión que en ocasiones conlleva la actividad empresarial; la necesidad de dedicación constante; la importancia de rodearse de profesionales cualificados que crean en el proyecto y se impliquen en el mismo; la incertidumbre; la soledad a veces de no encontrar el apoyo que se espera, y la necesidad de mantener el ánimo en las peores épocas.

Obviamente, en la balanza de los aspectos a tener en cuenta pesa más el lado positivo. Hay estímulos gratificantes como: la recompensa que supone tener clientes satisfechos que así te lo hacen saber; la capacidad para organizar tu propia actividad; la satisfacción de llegar donde otros no han llegado y, sobre todo, la ilusión por sacar adelante un proyecto propio en el que crees.

Para lograr alcanzar esta meta José Antonio Núñez les resume en tres pinceladas la clave del éxito: la relación entre la calidad y el precio, la profesionalidad con la que se trabaja, que es la mejor carta de presentación de cualquier empresa, y en su caso ofrecer un servicio de atención al cliente de 24 horas. La disponibilidad es un factor determinante. Un empresario lo es todo el día. El objetivo es prestar un servicio y contar con el factor de que pueda surgir la demanda del mismo por una emergencia que requiera asistencia técnica inmediata.

Los jóvenes emprendedores han tomado buena nota. No ha sido un encuentro para cubrir expediente sino una reunión de trabajo en la que absorber toda la información posible. El tiempo será testigo de lo que han aprendido y como lo han aplicado en el el fruto de sus propios trabajos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate