La industrialización de la madera

La industrialización de la madera
/ SANE
  • La empresa está dedicada a la actividad forestal e industrial de la madera, en su primera y segunda transformación, desde hace más de 40 años

En pleno corazón de Cantabria, en la localidad de San Vicente de Toranzo y a la orilla del río Pas, se ubica Maderas José Saiz. No es una empresa que pase desapercibida, ni mucho menos, por la extensión de sus instalaciones y por el continuo tránsito de camiones de la empresa.

Este año se estrenan como mentores dentro del programa STARTinnova, que promueve EL DIARIO, y lo hacen formando equipo con el Centro de Educación Castroverde de Santander. Los estudiantes, junto con su tutora, han visitado la empresa para conocer en primera persona cómo es una jornada de trabajo en el sector maderero.

Recibe al grupo para saludarlo, el Gerente, José Saiz, y les da un consejo: "la constancia, el trabajo y sobre todo la seriedad y la honradez son las claves de éxito empresarial". Ese es el mensaje que quiere que cale hondo entre los jóvenes, por eso participa en esta experiencia de impulso al emprendimiento juvenil que es STARTinnova.

Con la visita el alumnado conoce las dependencias adaptadas para realizar todo el proceso de primera y segunda transformación de la madera, en el que la empresa lleva trabajando más de 40 años. Para desempeñar su actividad cuentan con una superficie de más de 250.000m², que suman entre las instalaciones de España y Francia, y que están perfectamente acondicionadas para desarrollar toda la labor forestal e industrial de la madera, con una política de Gestión del Medio Ambiente responsable.

El movimiento forestal entre las distintas variedades es superior a los 600.000 m³ de madera, de los cuales más de 400.000 m³ están dedicados al consumo propio, y el resto se dedica a la venta a otros aserraderos, papeleras, y fábricas de tablero. Los tipos de madera explotada son casi en un 100% coníferas, pino y abeto, y circunstancialmente, el eucalipto y el chopo.

Para realizar estas explotaciones, además de con un cualificado equipo humano, la empresa cuenta con los más modernos equipos forestales:8 procesadoras adaptadas a los relieves forestales; 7 autocargadores; 3 camiones forestales 6x6; 1 skidder; 3 retroexcavadoras, especialmente adaptadas para la saca y la entresaca, y 8 camiones grúa con doble tracción para su adaptación a los parques y rutas con dificultades. Para dirigir este sector de la actividad emplea tanto técnicos españoles como franceses, dependiendo de las zonas de explotación.

Una empresa muy tecnológica

El control de entrada y recepción de la materia prima se realiza mediante un moderno sistema de identificación de códigos de barras, apoyados mediante un proceso informático especialmente diseñado para la empresa. Los camiones en báscula son pesados y medidos, realizándose una primera clasificación visual donde se establece la clase y variedad, calidad, estado y la categoría por diámetros. Con estos datos se organizan en el parque para una siguiente clasificación y control del proveedor. Para realizar este cometido se cuenta con tres líneas de clasificado, dotadas de la más moderna tecnología de alta resolución tridimensional, basadas en un escaneado de la madera que separa los troncos según diferentes características. El proceso de clasificado es fundamental para aumentar el aprovechamiento de la madera y el rendimiento en el proceso de serrado. Dentro del conjunto de instalaciones del aserradero se incluyen cuatro bañeras de tratamiento fungicida y antiazulado, además de seis secaderos con una capacidad de 500m³ por cada proceso, así como una línea automática de pintado.

El aserradero consta de tres líneas de producción completamente automatizadas, que además incluyen el apilado y el tratamiento contra el azulado de la madera. Los productos obtenidos son destinados fundamentalmente a pallets, embalajes, construcción y carpintería pudiendo tratar materia prima en bruto desde 1,80 m de largo hasta 4,5 m, y con diámetros de entre 110 mm y más de 1.000 mm, obteniendo de esta forma prácticamente cualquier medida que se demande en el mercado. La capacidad de consumo actual de materia prima en el aserradero es de más de 500.000 m³ al año. Lo que más se trabaja es la elaboración de pallets. Llegan a producir 420 a la hora.