Los valores también son marca

Los valores también son marca
/ SANE
  • La centenaria fábrica de La Penilla es el emblema de Nestlé en España, donde se elaboran varias líneas de productos, entre ellos el chocolate

Este año el programa STARTinnova tiene un sabor más dulce, el que le aporta la fábrica de Nestlé de La Penilla. Todo un referente nacional dentro de la red de doce centros de producción que tiene la compañía en España.

Sin embargo, Nestlé no es sólo sinónimo de chocolate es mucho más. Es el legado de un emprendedor cuya historia inspira a los participantes del IES Santa Cruz, que se estrenan también en esta aventura del emprendimiento.

Henri Nestlé nació en la ciudad alemana de Frankfurt el 10 de agosto de 1814. Con 29 años se trasladó a Suiza y se instaló como comerciante en la pequeña localidad de Vevey. Emprendedor y apasionado por la investigación, H. Nestlé comenzó a preocuparse por elaborar un producto alimenticio que ayudará a combatir la altísima mortalidad infantil de la época: uno de cada cinco niños suizos fallecía antes de cumplir el primer año de edad. Después de muchas pruebas, hacia 1866, consiguió una formula compuesta de leche, azúcar y harina de trigo, a la que bautizó como "Harina Alimenticia" primero y después como "Harina Lacteada". En 1868 se lanzaba a conquistar el mercado internacional. En 1873 las ventas habían traspasado fronteras y continentes, y superaban el medio millón de latas al año. Entre los países compradores se encontraba España. Pasó de importar a exportar con la inauguración en 1905 de su primera fábrica en el país, ubicada en la localidad cántabra de La Penilla de Cayón, dando salida al primer bote de "Harina Lacteada Nestlé", "made in Spain".

Ese es el origen de una compañía que ha extendido su negocio partiendo de la base de los productos de alimentación infantil hasta producir café y cacao, cereales, helados, lácteos, platos preparados, agua embotellada, y alimentación para mascotas, entre otra relación de productos y marcas que se pueden encontrar dentro del mercado profesional de la alimentación.

Seguridad y calidad

Raúl Pescador, Responsable de RR.HH. de Nestlé La Penilla, les da la bienvenida al grupo de estudiantes a una fábrica en la que al año trabajan con 80 millones de litros de leche, que se transforman en 75.000 toneladas de producto. El dato resulta de lo más gráfico respecto al volumen de trabajo que registra la fábrica en la que se elabora, entre otros, la "caja roja", un producto que se puso a la venta en 1972, destacando por su diseño en el mercado. Fue tal la acogida que tuvo que los propios consumidores fueron quienes la bautizaron con esa denominación que acabó convirtiéndose en marca al llamarla de esa forma. Por tanto, la mítica y cinéfila frase de que "la vida es como una caja de bombones, nunca sabes cuál te va a tocar" en Nestlé tiene un matiz de color y un mercado, el español, a pesar de que se fabriquen bombones para otros muchos países.

Raúl Pescador se dirige a los jóvenes emprendedores en la sala de formación de la empresa: "una cosa que me gustaría que os llevaseis cuando acabe el programa es interiorizar los valores con la importancia que tienen, porque con nuestra participación en STARTinnova no sólo vais a aprender ciertas habilidades de emprendimiento y gestión de proyectos, sino que también vais a aprender valores". El Responsable de RR.HH. les insiste en que "un valor es algo que se queda para siempre y una prioridad es otra cosa". Les deja claro que la lista de prioridades puede cambiar pero que los valores siempre permanecen intactos en su esencia.

En Nestlé la seguridad y la calidad son sus valores centrales. Cada año pasan por la fábrica alrededor de 4.000 personas (entre trabajadores externos y visitas) por lo que la seguridad es un pilar fundamental en el que se basa el día a día de la empresa. Pescador explica que "si en una empresa hay entre 20 y 30 controles de calidad, en Nestlé nuestra política es realizar entre 30 y 50". Con esta filosofía la fábrica lleva más de cien años en activo. Ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos y crecer.

Es incuestionable la firmeza de su creencia en la I+D+i. Muestra de ello es que, recientemente, científicos de la compañí a han conseguido modificar la estructura del azúcar de manera que, aunque se utilice menor cantidad en el chocolate, se percibe casi el mismo dulzor. Nestlé empezará a utilizarlo a partir de 2018.