Una perspectiva panorámica del mercado

  • Los estudiantes de los Ángeles Custodios se reúnen con Sercosan, su empresa mentora en STARTinnova

Los alumnos, reunidos con su mentor y su tutora.
Los alumnos, reunidos con su mentor y su tutora. / Roberto Ruíz

Si la formación profesional ya es una modalidad educativa eminentemente práctica, la participación de centros cántabros de FP como los Ángeles Custodios en STARTinnova supone un importante extra en la formación de sus alumnos. En el caso del centro santanderino, que con 66 estudiantes es uno de los que más aporta al programa, el aprendizaje práctico de cómo se deben desarrollar ideas y proyectos emprendedores se ve reforzado por su empresa mentora, Sercosan, cuyo mentor, Javier Fernández, director comercial de la empresa cántabra, entiende como fundamental el contacto directo con el mercado y el mundo profesional, como una vía para que los jóvenes participantes consigan plantear primero y desarrollar después modelos de negocio realistas y, por tanto, económicamente viables.

El martes 11 de noviembre tuvo lugar una nueva reunión entre el centro y su empresa mentora, un encuentro que se produjo en las instalaciones de Sercosan en el Zoco de Peñacastillo. Allí Javier Fernández y Edurne Lequerica, una de las cuatro tutoras del centro, mantuvieron una interesante conversación con los estudiantes del centro. A lo largo del mismo los futuros emprendedores recibieron una perspectiva panorámica de cómo es en realidad el día a día de una empresa y los mecanismos básicos del mercado que deben conocer a la hora de plantear y desarrollar sus ideas de negocio.

Los estudiantes, que ya han comenzado a definir algunas de las ideas susceptibles de ser puestas en marcha -ideas que se resistieron a describir, demostrando el celo e interés que el proyecto despierta en ellos-, pudieron conocer algunos aspectos esenciales en el mundo de la empresa, aspectos que en muchos casos les sorprendieron y les ayudaron a ajustar algunas de sus ideas. En ese sentido, Javier Fernández tiró de experiencia y conocimiento del mercado para romper algunos de los esquemas de los estudiantes. “Una empresa y el proyecto emprendedor del que nace no requiere que consigamos plantear algo absolutamente novedoso; dentro del mercado y de las empresas se puede evolucionar e innovar en muchos aspectos que van más allá del producto: se puede innovar en los servicios que se ofrecen, en la gestión y relación con los proveedores, en el trato al cliente o en la forma de vender todo ello. La innovación tiene muchas caras y muchos vértices. Al final, se trata de conseguir algo tan sencillo como detectar una necesidad concreta y solucionarla”.

Los jóvenes de los Ángeles Custodios, que escucharon atentamente a su mentor durante el encuentro, solo al final se decidieron a plantearla algunas dudas y lo hicieron repartidos en grupos. “Protegen sus ideas, y eso es bueno”, señaló Javier Fernández. En ese sentido, algunas de las propuestas ya planteadas por los grupos de alumnos, aunque en fase 'embrionaria', pusieron el foco en el ecosistema digital y en la oferta de determinados servicios a través de plataformas digitales, un aspecto alabado por su mentor, quien explicó que “con esa iniciativa en Internet, el público potencial de los proyectos es amplísimo y eso es un gran valor añadido, pero ahora hay que definir bien el modelo y sobre todo cuál es su valor exclusivo, el que va a permitirle enfrentarse a la competencia con garantías de éxito”.

Para Edurne Lequerica, una de las tutoras de los Ángeles Custodios, el programa de STARTinnova, que se encuentra en el segundo de sus cinco bloques formativos, supone “una gran oportunidad de aprendizaje y enriquecimiento personal y profesional para los alumnos”. Lequerica destacó que “en general la gente está animada y algunos grupos en concreto están muy comprometidos con su participación en el programa”.

Estos encuentros entre los centros educativos y las empresas mentoras permiten a los jóvenes participantes comprobar la cercanía del mundo de la empresa y encarar con más confianza y conocimiento su paulatino acercamiento al mercado laboral. En el caso de los Ángeles Custodios, los consejos ofrecidos por Javier Fernández contribuirán sin duda a dotarles de las habilidades y conocimientos necesarios para platear interesantes ideas de negocio. “Aunque el modelo Canvas ofrece una estructura muy bien definida para el desarrollo de proyectos, es importante que seáis capaces de trascenderlo, porque a veces la realidad del mercado es mucho más viva y ágil y nos exige planteamientos más elásticos, aunque como guía este modelo es una buena herramienta”.

Javier Fernández hizo especial énfasis en la forma de dar a conocer y de ofrecer a los consumidores los servicios o productos que se desarrollen en STARTinnova: “Muchas veces, y más en casos de proyectos emprendedores ante tribunales, la presentación de nuestro proyecto es fundamental; hay que demostrar que se cree en lo que se está ofreciendo, hay que transmitir confianza y entusiasmo y saber hacer una presentación sólida y convincente que demuestre que se ha pensado hasta en los pequeños detalles. En ese sentido el marketing es fundamental, más ahora con el entorno digital y el posicionamiento y demás.”

La reunión entre este grupo de los Ángeles Custodios y Sercosan, que finalizó con el mentor y la tutora emplazando a los jóvenes a que se involucren al máximo en la definición de sus ideas emprendedoras y en sus modelos de desarrollo, sirvió también para que Fernández, en nombre de la empresa mentora, trasladase a los jóvenes su apoyo incondicional: “En Sercosan trabajamos con numerosos proveedores y contamos con muchos clientes, y todo eso lo ponemos al servicio de los jóvenes para que dispongan de los recursos y apoyos necesarios para platear y desarrollar ideas realmente innovadoras. Nuestra vocación como empresa mentora de STARTinnova es continuista y estamos muy implicados para apoyaros de todas las formas que estén en nuestra mano”.