Crean un sistema para probar robots olfativos que detectan escapes de gas

El robot recrea los espacios en tres dimensiones. / Reuters
TECNOLOGÍA

Los dispositivos podrán monitorizar la polución ambiental en ciudades

INNOVA+Madrid

Investigadores de la Universidad de Málaga y de la Universidad sueca de Örebro han desarrollado un simulador 3D para probar robots olfativos que detectan escapes de gases y con vistas a controlar la polución ambiental en ciudades.

Los robots olfativos están equipados con cámaras, láseres y sensores capaces de detectar y analizar la composición química del aire del espacio en el que trabaja.

La principal novedad del simulador radica en la posibilidad de fusionar en una misma aplicación la actividad del dispositivo y cómo se dispersa el gas, con ello permite recrear la respuesta de los sensores que porta el sistema de forma precisa.

Incluye un anemómetro -instrumento que sirve para medir la velocidad de circulación de un fluido gaseoso-, incorporación que permite distinguir el tipo de gas, conocer cómo se ha distribuido y buscar la fuente de emisión.

Para comprobar la precisión del simulador, los expertos comparan la dispersión real en el entorno y la del sistema de recreación y así consiguen la medición cuantitativa y cualitativa.

El dispositivo consigue recrear de forma realista espacios cerrados, como una casa o una oficina, y así poder constatar que la labor de los dispositivos robóticos es la adecuada antes de llevarlo a la práctica real.

El simulador para robots olfativos en entornos reales ha contado con la financiación de la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía, la Comisión Europea y la Swedish Knowledge Foundation, KK-stiftelsen.

Los robots olfativos incluyen cámaras, láseres y sensores que detectan y analizan la composición química del aire del espacio en el que se encuentra.

El dispositivo consigue recrear de forma realista espacios cerrados, como una casa o una oficina, y así poder constatar que la labor de los dispositivos robóticos es la adecuada antes de llevarlo a la práctica real.

La novedad del simulador radica en la posibilidad de fusionar en una misma aplicación la actividad del robot y cómo se dispersa el gas, con ello permite recrear la respuesta de los sensores que porta el dispositivo de forma precisa, además de su diseño en tres dimensiones y su implementación sobre la plataforma robótica ROS.

Para comprobar la precisión del simulador, los expertos comparan la dispersión real en el entorno y la del sistema de recreación y así consiguen la medición cuantitativa y cualitativa.

La versatilidad a la hora de simular entornos simples -como una habitación vacía- o entornos más complejos y realistas -como una fábrica- es una de las grandes ventajas de este simulador.

El simulador para robots olfativos en entornos reales ha contado con la financiación de la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía, la Comisión Europea y la Swedish Knowledge Foundation, KK-stiftelsen.

Incluye un anemómetro -instrumento que sirve para medir la velocidad de circulación de un fluido gaseoso-, incorporación que permite distinguir el tipo de gas, conocer cómo se ha distribuido y buscar la fuente de emisión.

Fotos

Vídeos