El fraude de los smartphones extremeños que pegaban su logo en móviles chinos

vídeo

El logo de la marca es una bellota mordida. / Zetta | Vídeo: EP

  • El terminal de Zetta es idéntico al Xiaomi Redmi Note 3. Asociaciones de consumidores les acusan de colocar su imagen de la bellota mordida en los móviles chinos y venderlos a precios superiores

La picaresca española ha hecho estallar el último escándalo del mundo de la tecnología. El emprendedor extremeño de 31 años Unai Nieto y su socio chino Eric Cui, lanzaron al mercado hace dos años un móvil con el que soñaban con competir con Apple, pero a un precio mucho más económico.

Incluso habían llegado a españolizar la popular marca de la manzana y sus móviles Zetta lucían una bellota mordida al más puro estilo campestre. Sin embargo, detrás de esta historia de emprendimiento e innovación hay un supuesto fraude que la asociación de consumidores Facua y muchos internautas han denunciado este fin de semana a través de las redes sociales.

Ahora, dos años después de haber lanzado su modelo Zetta Multiverso 5.5 y de contar con ocho puntos de venta en Extremadura, se ha destapado el fraude. Aunque aún se investigan los hechos, se acusa a Zetta de vender móviles chinos Xiaomi a los que colocaban una pegatina de su marca.

El exterior del Zetta, que se vendía a unos 300 euros, era idéntico al Xiaomi Redmi Note 3, que cuesta unos 150 euros. En el interior del teléfono, una pegatina tras la batería ocultaba el logo de la marca china.

El domingo la compañía cerraba su página web alegando que había sido atacada (“Nuestra web esta siendo atacada, por lo que no puede ser visitada en estos momentos, Perdonen las molestias.”) y poco después hacía lo mismo con sus redes sociales.

Investigación por «fraude masivo»

Facua ha solicitado este lunes a la Junta de Extremadura la apertura “inmediata” de una investigación para dilucidar si ha existido un “fraude masivo” por parte de Zetta en la comercialización de su smartphone.

El portavoz de Facua, Ruben Sánchez, ha justificado esta solicitud en las denuncias aparecidas desde ayer en redes sociales y medios de comunicación, en las que se indica que este teléfono móvil "supuestamente fabricado en Extremadura" no era más que un aparato de otra marca, fabricado en China, "y al que se le ha cambiado la carcasa".

Sánchez indica que no es que la empresa esté ilocalizable, sino que se está negando a hacer declaraciones, por lo que la cuestión "está bastante clara", así como que ha habido irregularidades. Por el momento, ni en Guardia Civil ni Policía Nacional se han registrado denuncias por este supuesto fraude, según ha informado la Delegación del Gobierno.

Si compraste un móvil Zetta, deben devolverte el dinero. Han cerrado su web. Esperamos que la Fiscalía y la Junta de Extremadura actúen”, alertaban ayer desde Facua.

Las webs especializadas en tecnología estaban asombradas de que en solo seis meses hubieran creado un móvil partiendo de cero y con un software operativo a partir de Android. El sistema operativo, según los internautas, tampoco ha sido desarrollado por la firma, sino que utiliza Cyanogen, un software de código abierto.

El propio presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, se reunió con los dos jóvenes emprendedores el pasado noviembre.

Consumo analizará el caso

La Consejería de Sanidad y Política Sociales de la Junta de Extremadura ha explicado hoy que la controversia abierta sobre el denominado 'smartphone extremeño' será analizada por la Secretaría General de Políticas de Consumo.

Podría darse el caso en que Consumo iniciara de oficio un expediente, pues a fecha de hoy no hay ninguna reclamación planteada en este sentido. En función del carácter de dicho informe, en el caso de que se llevara a cabo, la Administración autonómica adoptaría alguna iniciativa o propuesta, han añadido las mismas fuentes, que han descartado que el Consejo de Gobierno trate mañana este asunto.

Ciertos sectores podrían haber detectado un nicho de negocio aunque no siempre lícito en la venta en occidente de terminales asiáticos baratos que parecen tener complicado su acceso a ciertos mercados europeos, añaden desde asociaciones de internautas.