Los 'smartphones' comen terreno a las consolas en la nueva era de los videojuegos

La feria FIMP de Gijón.
La feria FIMP de Gijón.
  • FIMP 2016

  • En la feria de las nuevas tecnologías de Gijón los títulos clásicos compartirán espacio con lo último del sector, realidad virtual incluida

  • El certamen propone la variedad como receta para atraer a todos los públicos

Los jóvenes de los 80 inauguraron las salas recreativas. La paga que les daban sus padres se les iba en partidas de cinco duros jugando a títulos que ahoran son considerados auténticas reliquias. Era la época de ‘Pac-Man’, ‘Bubble Bobble’, del ‘Tetris’. Del ‘Elevator’, del ‘Sunset Riders’, ‘Street Fighter’... ¿Se acuerdan de los ‘Snow Bros’ y sus pócimas?.

Las nuevas tecnologías eran incipientes y la forma de aprovecharlas al máximo era invertir tiempo -y muchas monedas- en un espacio al que se iba con amigos a los que luego se perdía entre tanta ‘maquinita’.

Los más afortunados vivieron el cambio de década, de los 80 a los 90, pidiendo a los Reyes Magos una videoconsola. En realidad era una inversión. Con ellas gastarse la paga en las salas recreativas ya no sería necesario. Por eso a finales de los 90 estos epicentros de diversión comenzaron a cerrar ante la falta de demanda.

Nintendo y PlayStation marcaron esta siguiente gran revolución en el sector del videojuego junto con el PC. Conquistaron el mercado e hicieron que personajes como Mario Bross o los mismísimos jugadores de fútbol y baloncesto de ligas de medio mundo pasasen a estar más tiempo en el salón de casa que la propia familia.

El mundo ‘gamer’ empezó a manifestar que había venido para quedarse. El paso de los años le ha dado la razón, incrementado a consecuencia de la revolución tecnológica y, por supuesto, de una demanda creciente y cada vez más amplia. Ya no es descabellado que toda la familia comparta televisor a los mandos de algún videojuego. Y hasta los móviles, tan personales, se consideran dispositivos tan de entretenimiento como de comunicación. Toda la familia juega y, por eso, toda la familia tiene una cita el próximo fin de semana en el recinto ferial Luis Adaro de Gijón.

Se celebra el FIMP, la cita dedicada a la innovación, las nuevas tecnologías y los videojuegos organizada por 'El Comercio' y Cuicui Studios. O lo que es lo mismo, más de 15.000 metros cuadrados dedicados, ni más ni menos, que a la diversión. Serán tres jornadas, de viernes a domingo, tan intensas que se podrá no solo descubrir la historia del mundo ‘gamer’, sino tomar parte en ella. El pabellón central del recinto ferial se convertirá en un hervidero de actividad, donde las consolas y títulos clásicos compartirán espacio con lo último del sector, realidad virtual incluida.

Entrada diaria o abono de tres días

Lo mejor es, quizá, que para jugar ya no hacen falta moneditas. Para formar parte del FIMP no hace falta más que comprar la entrada al recinto. A partir de ahí la gratuidad a la hora de jugar está asegurada. Dos opciones de acceso tendrán a su dispocición los visitantes. Podrán elegir entre hacerse con la entrada diaria o con el abono para los tres días de actividad. Los adultos pagarán o los 2,50 euros de la primera opción o los 6 euros del abono (4,50 con Oferplan); los niños de entre 5 y 11 años, un euro por día o 2,50 por abono y, los menores de 5 años entrarán gratis. Dentro solo tendrán que pagar por lo que se compre en el market y en las zonas de ocio y gastronomía, que tampoco faltarán.

Las opciones para disfrutar del FIMP son tan amplias como la oferta que este ofrece. Solo en el pabellón central, epicentro de la parte dedicada a los videojuegos, habrá más de cien títulos esperando a los participantes. No faltarán ‘Awesomenauts’, ‘Rocket League’, ‘Dark Souls 3’ y ‘Fallout 4’ y hasta se estrenará el español ‘Candle’. No faltará la zona Retro, en la que recordar la infancia o descubir cómo empezó a gestarse el ‘boom’ de los videojuegos. Aquí se podrá jugar a superventas como los mencionados ‘Pac-Man’, ‘Street Fighter’ o Super Mario, y enlazar con la zona Free to Play, para divertirse sin la presión de un torneo. Esta posible ruta de diversión podría seguir por la parte de Realidad Virtual, en la que habrá simuladores de conducción, cascos HTC Vive y experiencias inmersivas como la que propone ‘Birdly’, en la que el usuario se convierte en pájaro y puede volar.

Competición de Brain Games

Los títulos creados por estudios independientes de ámbito nacional pondrán la nota particular al FIMP, cuya convocatoria cuenta con el patrocinio de Impulsa Empresas Gijón, el SabadellHerrero y PureGaming. La variedad de formatos y posibilidades serán la apuesta de la veintena de empresas que ya han confirmado su presencia. Su objetivo es darse a conocer al gran público, que podrá ‘testar’ sus trabajos. De la decena de estudios regionales que estarán presentes en la cita -cuyo grueso corre por cuenta de Uneva, la unión de empresas de videojuegos de Asturias-, Cuicui Studios aprovechará para llevar a cabo la primera competición de Brain Games.

Niños y mayores podrán aquí poner a prueba sus facultades cerebrales. Los más pequeños de la casa tienen, además, una zona para ellos en la que bailar y cantar con ‘Sing Star’ o ‘Just Dance’ será, más que posible, obligado. Lo mismo que jugar con ‘Jumping Clay’ y participar en talleres. La que se está preparando en el recinto ferial no se puede dejar pasar. En los videojuegos, como en la Fórmula 1, si pestañean se lo pierden.