Ambas empresas luchan por mantener su credibilidad.
Ambas empresas luchan por mantener su credibilidad. / Efe

¿Cómo vetarán Facebook y Google las noticias falsas?

  • internet

  • Las dos multinacionales han sido acusadas de favorecer la victoria de Donald Trump por permitir informaciones falsas en sus plataformas

"De todo el contenido en Facebook, más del 99% de lo que la gente ve es auténtico". Así de contundente se mostraba Mark Zuckerberg, CEO y fundador de la red social, esta semana en un post en su plataforma después de que las criticas llegaran a su puerta por "ayudar a la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos".

En las semanas previas al 9 de noviembre, día de la votación en el país, los más de 200 millones de usuarios de Facebook vieron en sus muros informaciones como el suicidio-asesinato del agente del FBI que destapó el caso de los mails de Hillary Clinton o, el más llamativo, como la del Vaticano en la que daba su apoyo a Donald Trump.

Dos informaciones falsas que recorrieron la red social de Mark Zuckerberg y que acumularon visitas sin importar la fuente de la que procedían. "En general, esto hace que sea extremadamente improbables engaños cambió el resultado de esta elección en una dirección o la otra", añadía el CEO de la compañía en su alegato virtual.

Sin embargo, el 66% de los usuarios estadounidenses de Facebook lee noticias en esta plataforma, según datos de Pew Research Center del pasado mes de mayo. Unas cifras que los investigadores extrapolan al conjunto de la población adulta estadounidense, que revela que cuatro de cada diez habitantes del país lee las noticias en Facebook.

Millones de clics a enlaces con informaciones falsas que han llenado de monedas los bolsillos de jóvenes estudiantes macedonios, según informa Buzz Feed News, y han cuestionado la credibilidad de dos de los gigantes de Silicon Valley: Google y Facebook.

Por ello, ambas compañías han decidido declarar la guerra a webs que enlazan informaciones falsas. Pero en el aire se queda una pregunta: ¿cómo se controla qué es verdad y qué es falso?

Desde los departamentos de prensa de ambas multinacionales aseguran que no se habla de censura, sino "acabar con las vías de financiación de esas páginas webs". Facebook ya se ha puesto en marcha y la primera medida ha sido cambiar su política de privacidad.

"De acuerdo con la Política de Audience Network, no integramos ni mostramos anuncios en aplicaciones o sitios que contengan contenido que sea ilegal, engañoso o engañoso, lo que incluye noticias falsas. Hemos actualizado la política para aclarar explícitamente que esto se aplica a las noticias falsas. Nuestro equipo continuará vigilando de cerca a todos los posibles editores y monitoreando los existentes para asegurar el cumplimiento", explican.

Este es el último movimiento del equipo de Zuckerberg para evitar las sospechas de sesgo, que vuelven a ensombrecer el nombre de la red social. "Estoy seguro de que podemos encontrar formas para que nuestra comunidad que nos diga qué contenido es más significativo, pero creo que hay que ser extremadamente cuidadoso acerca de convertirse en árbitros de la verdad", apuntaba Zuckerberg esta semana.

"Cortar el grifo"

Más contundente se ha mostrado Google, que ha decidido "cortar el grifo de la financiación". Para acabar con las especulaciones, la tecnológica de Mountain View está trabajando en un cambio de política para evitar que los sitios web que desvirtúan el contenido del uso de su red de publicidad de AdSense. "El sentido de Google ha sido siempre ayudar a la gente a encontrar la información relevante. La información imprecisa en redes sociales y en Internet es una preocupación de todos. En este caso, no lo hicimos bien. Pero estamos continuamente trabajando para mejorar nuestros algoritmos, y a partir de ahora tomaremos este caso en consideración", explica la compañía en un comunicado remitido a Innova+.

El gigante de los buscadores utiliza una combinación de seres humanos e inteligencia artificial para revisar los sitios que desean formar parte de AdSense. Una vez que son aceptados continúan con la vigilancia. Un ex empleado de y los sitios siguen siendo monitoreado después de que se aceptan, un ex empleado de Google señaló que "la inteligencia artificial de la compañía aprenden de los sitios que han sido retirados del programa, lo que acelera la eliminación de sitios similares", recoge Reuters.

Facebook, por el momento, no ha desvelado cómo trabaja para revisar las publicaciones. Los comunicados de la compañía se limitan a hablar de su algoritmo, que en más de una ocasión ya le ha provocado más de un quebradero de cabeza también con la política estadounidense.

No obstante, Gizmodo Estados Unidos reveló a principios de este mes que la red social de Mark Zuckerberg tenía lista una actualización de News Feed para, a través del machine learning, detectar noticias falsas antes del día de la votación. Una revisión de última hora la guardó en el cajón para "evitar cualquier apariencia de parcialidad política", señala Gizmodo.

Con el trabajo de Snopes.com, una página web que verifica constantemente rumores en la Red, como telón de fondo; Google tiene en marcha la herramienta Fact-check en su sección de Google News. "Solo consideramos que una información es veraz cuando ha cumplido los criterios establecidos", explican. Estos criterios incluyen fuentes y citas claras o imparcialidad de la organización.

Ambas compañías tienen trabajo por delante. A principios de 2016, Buzzfeed News investigó un importante número de noticias publicadas en Facebook y observó que el número de informaciones erróneas se disparó en este ejercicio, a pesar de los esfuerzos, según Facebook, para controlar estas cadenas.

Google, por su parte, vio como en los días posteriores al 9 de noviembre apareció en las primeras posiciones de búsqueda un informe erróneo que otorgaba más votos populares al presidente electo Trump que a su rival. Información falsa que se saltó los controles del fact-check, que en España no está disponible al no existir Google News.