El juicio por la muerte del tendero chino será sin jurado y por homicidio y robo

Aimin Zhu, el tendero chino fallecido, regentaba un supermercado situado en la calle Ceferino Calderón.
Aimin Zhu, el tendero chino fallecido, regentaba un supermercado situado en la calle Ceferino Calderón. / Luis Palomeque
  • La jueza instructora había decidido inicialmente que fuese un juicio con jurado pero la Fiscalía recurrió el auto

El juicio por la muerte del comerciante chino de Torrelavega se celebrará en la Sección Primera de la Audiencia Provincial, en fecha por determinar, y no será con jurado, como decidió inicialmente la jueza instructora, sino que se ha instruido como un procedimiento sumario por homicidio, robo con violencia y lesiones.

Los jóvenes acusados son J.A.P.A., de 24 años; R.G.C., de 20 años; y L.B.R., de 21 años. El primero sigue en prisión desde que se produjo la agresión y posterior fallecimiento del comerciante en noviembre de 2015, y los otros dos salieron en libertad provisional en abril, después de que la Audiencia estimara parcialmente sus recursos.

El juzgado de instrucción nº 3 de Torrelavega ha declarado concluso el sumario en un auto fechado el 12 de agosto, y ha remitido las actuaciones a la Audiencia este mismo mes de septiembre para su enjuiciamiento.

Una vez dado traslado a las partes, el siguiente paso será la presentación de los escritos de acusación (ejercida por la viuda del tendero y la Fiscalía) y de defensa, de forma que el juicio se celebrará ya el próximo año.

El pasado mes de abril la jueza instructora decidió que el caso debía instruirse por el procedimiento de tribunal de jurado, pero la Fiscalía recurrió el auto y la Audiencia decidió que el trámite procesal oportuno es el del sumario ordinario, puesto que no hay "ninguna duda" de que el objetivo principal de los acusados era "sustraer comida y bebida" en el establecimiento que regentaba el fallecido en la calle Ceferino Calderón de Torrelavega.

"Lo que sucedió es que el encargado se encaró con los investigados al ser descubiertos, les recriminó la acción y opuso resistencia, siendo pateado con tanta intensidad y fuerza que las patadas y golpes le produjeron la muerte días después", recoge el auto de la Audiencia.

El Juzgado de Instrucción número 3 de Torrelavega decretó auto de prisión comunicada y sin fianza para los tres jóvenes el 13 de noviembre de 2015, cuando el comerciante se encontraba ingresado en Valdecilla en estado crítico a consecuencia de una paliza. La agresión ocurrió la noche del 11 de noviembre, y el comerciante murió días después, el 16, a consecuencia de un traumatismo craneoencefálico.

La Audiencia rechazó en enero los recursos de los jóvenes y decidió mantenerlos en la cárcel por "el elevado riesgo de fuga derivado de la gravedad de los hechos y las elevadas penas anudadas a los mismos"; y por el "elevado riesgo" de que vuelvan a atentar contra la viuda del comerciante, que también fue agredida, o su establecimiento, "dada la violencia desplegada y la peligrosidad demostrada con las acciones que aquí se investiga".

En ese auto, la Audiencia señalaba que existen "indicios racionales" de que los tres acusados agredieron al propietario del comercio, propinándole patadas y puñetazos cuando se encontraba en el suelo, después de que éste les sorprendiera robando. Tres meses más tarde -a primeros de abril-, la Audiencia estimó parcialmente los recursos de apelación de dos de los jóvenes, y los dejó en libertad bajo fianza.

En uno se esos autos la sala explicaba que se habían practicado ya "actuaciones clave" para el curso de la investigación, fundamentalmente la declaración de la víctima y viuda del fallecido, y de varios testigos, y añadía que "la evidente contradicción acerca de quién o quiénes intervinieron en la agresión", que resulta del testimonio de todos ellos, habrá de ser dilucidada en el acto del juicio.