AZSA advierte de que el campo de golf podría afectar a la inundación de la mina

Un corredor pasa junto a los terrenos de la antigua mina de Reocín, que se inundó tras su cierre en 2003.
Un corredor pasa junto a los terrenos de la antigua mina de Reocín, que se inundó tras su cierre en 2003. / Luis Palomeque
  • La empresa dice que la estabilidad del dique en el que se pretende construir la instalación deportiva debe quedar garantizada

La empresa que explotó la mina de Reocín hasta que se cerró en 2003, Asturiana de Zinc (AZSA), ha advertido al Ayuntamiento de Torrelavega de que el campo de golf que pretende construir la Coordinadora Contra el Paro (Coorcopar) en un antiguo dique de estériles, puede interferir en el proceso de inundación del yacimiento. Además, afirma que la estabilidad del terreno debe quedar garantizada.

AZSA ha presentado dos alegaciones a la solicitud de autorización para la construcción del campo de golf (nueve hoyos) y una cancha de prácticas en la referida zona, perteneciente a lo localidad de Torres. En la primera, señala que en el proyecto no se contemplan las obras de urbanización y puesta en marcha de los servicios básicos (agua, suministro eléctrico, saneamiento...) que exige la Ley de Ordenación Territorial y Régimen Urbanístico del Suelo de Cantabria.

En la segunda alegación, la empresa, con sede en San Juan de Nieva (Asturias), recuerda que la legislación también exige un estudio de adaptación al entorno, en el que se incluyan las medidas correctoras necesarias para minimizar la incidencia sobre el terreno afectado por la construcción, así como el respeto a la tipología y las condiciones volumétricas de la zona. Además, señala AZSA, se deberá aportar justificación de la no concurrencia de riesgos naturales o antrópicos, y de la existencia de valores ambientales, paisajísticos, culturales o cualesquiera otros que pudieran verse comprometidos por la actuación.

La compañía minera dice que, aunque carece de «cualquier responsabilidad» en el asunto, ha manifestado reiteradamente tanto al actual propietario del terreno (Gobierno de Cantabria) como al promotor del proyecto (Coorcopar), que el campo de golf se asentaría sobre un antiguo dique de estériles de lavadero de flotación, cuya estabilidad «debe quedar garantizada».

Nuevas cargas

Según AZSA, el estudio de estabilidad debe contemplar las nuevas cargas a las que se va a someter el depósito (lago, aparcamiento, construcciones...). Además, la tala de árboles, cuya plantación se hizo en su momento para mejorar la estabilidad de los taludes del dique, debe llevarse a cabo «una vez que se compruebe la no afectación a la citada estabilidad».

La empresa también señala que debe estudiarse la nueva hidrogeología del dique con las instalaciones que se implanten en superficie: lago, riesgos de falta de estanqueidad del mismo, modificaciones de niveles piezométricos, drenaje, etc. En este sentido, recuerda que es propietaria de dos piezómetros de control de nivel del agua subterránea en el dique, prescritos por la Administración. El acceso a los mismos debe ser «libre» y, además, tienen que ser conservados sin alternación alguna por los promotores del proyecto.

Coorcopar ha justificado ante el Ayuntamiento el proyecto del campo de golf, el primero a construir en Torrelavega, en la necesidad de ayudar a los desempleados. La ONG también resalta que la instalación deportiva permitirá la recuperación ambiental y paisajística de la zona.