El Código de Conducta y Buen Gobierno afecta tanto a los concejales como al personal de confianza.
El Código de Conducta y Buen Gobierno afecta tanto a los concejales como al personal de confianza. / Luis Palomeque

Los concejales no podrán recibir regalos valorados en más de 20 euros

  • La medida forma parte del Código de Conducta y Buen Gobierno, que será aprobado en el próximo pleno de la Corporación

Las medidas tendentes a mejorar la gestión municipal y su transparencia siguen siendo protagonistas en Torrelavega. La Corporación aprobará en el próximo pleno, previsto para el martes, el nuevo Código de Conducta y Buen Gobierno.

Los concejales y personal de confianza que firmen su adhesión al reglamento, se comprometerán, por ejemplo, a no recibir o solicitar regalos, de forma directa o indirecta, cuyo valor sea superior a 20 euros. Una medida más restrictiva que la fijada por la Federación de Municipios y Provincias, que ha establecido ese listón en 150 euros. «Nos hemos acogido al límite más económico y estricto», ha señalado el concejal de Régimen Interior, José Luis Urraca Casal.

Así figura en el capítulo de ‘Compromisos éticos en materia de conflictos de intereses’, que contempla, entre otros aspectos, que los concejales y el personal de confianza se abstendrán de conceder ninguna ventaja a ellos mismos o a otra persona o grupo de personas, con el fin de obtener un beneficio personal directo o indirecto.

Igualmente, deberán rechazar cualquier favor o servicio en condiciones ventajosas. En el caso de las atenciones protocolarias que el Ayuntamiento pueda tener en eventos de relevancia pública, serán en todo caso «nominativas e intransferibles» y se ajustarán al mínimo imprescindible para el ejercicio de la función representativa. El edil del área ha puesto como ejemplo las entradas del Teatro Municipal Concha Espina. A partir de ahora, serán sólo para los concejales a nivel nominativo, no podrán transferirse ni prestarse a ninguna otra persona y sólo será una entrada por edil y no dos como hasta ahora.

Urraca Casal ha explicado que el Código acata los principios establecidos en la Ley de Transparencia, Acceso a la Información y Buen Gobierno y para su elaboración se ha contado con todos los grupos políticos que integran la Corporación. El objetivo es establecer unos principios a respetar en el desempeño de la responsabilidades políticas municipales, fijando compromisos, modelos de conducta y reforzando la calidad democrática del Ayuntamiento.

Firma voluntaria

El edil socialista ha precisado que el Código «se suscribirá de forma voluntaria, se promoverá la adhesión al mismo siempre antes de la toma de posesión del cargo público o personal de confianza». El texto incorpora también otros valores: «La inclusión social de colectivos más desfavorecidos, la tolerancia y el fomento de la diversidad, la lucha contra el cambio climático, la protección del medio ambiente y organización racional del territorio garantizando el principio de igualdad en el acceso a los servicios públicos».

Asimismo, fomenta los valores cívicos «procurando alcanzar consensos en los asuntos de mayor relevancia», y prevé desarrollar una carta de derechos y deberes ciudadanos, así como una serie de técnicas y elementos de participación.

En el capítulo de ‘Principios del buen gobierno Local’, se establece que el desarrollo de las labores de gobierno estará presidida por los principios de eficacia, economía, eficiencia y satisfacción del interés general, así como racionalización y organización de los recursos públicos, con un enfoque, ha explicado el edil, centrado en la ciudadanía con un compromiso de mejora continua de la información, la atención y los servicios prestados.

El Código señala que se impulsará la implantación de una administración accesible con la simplificación y eliminación de trabas burocráticas y la agilización de los procesos en el acceso electrónico de los servicios y la mejora de la calidad de las normas y regulaciones. En este punto, Urraca Casal ha resaltado otro compromiso: asumir el código de conducta política ética, en lo que, por ejemplo, al transfuguismo en las corporaciones locales se refiere.

«Con motivo de los desplazamientos derivados del ejercicio de las funciones propias del cargo –añadió– se utilizará el medio de transporte adecuado al objeto del mismo y se responderá diligentemente a las solicitudes de información formuladas por los medios de comunicación, absteniéndose, por el contrario, de suministrar cualquier dato confidencial o información sujeta a protección de datos de carácter personal».

También se promoverá la transformación de la administración local mediante el desarrollo de la gestión desde la óptica de la innovación y la calidad de simplificación y reducción de cargas administrativas, garantizando la definitiva implantación de la administración electrónica, que entrará en funcionamiento, ha recordado el edil, a partir del próximo lunes. En el capítulo de ‘Régimen de incompatibilidades’, los representantes locales formularán declaraciones sobre causas de posible incompatibilidad.