El conductor que mató a otro en la A-67 dio positivo en la prueba de alcoholemia

El fallecido Marcos Sarmiento no pudo esquivar al otro vehículo que llevaba circulando 9 kilómetros en sentido contrario, a las 5, 30 h. de la madrugada.
El fallecido Marcos Sarmiento no pudo esquivar al otro vehículo que llevaba circulando 9 kilómetros en sentido contrario, a las 5, 30 h. de la madrugada. / Antonio 'Sane'
  • El causante del accidente en el que perdió la vida Marcos Sarmiento dio negativo, sin embargo, en el test de droga

Borja H. B., el conductor que el pasado 28 de agosto provocó un accidente de tráfico en la autovía A-67 tras circular en dirección contraria nueve kilómetros y estrellar su vehículo contra otro cuyo conductor falleció en el acto, dio positivo en la prueba de alcohol que se le practicó en las horas posteriores en el Hospital Valdecilla, donde igualmente le fue realizado un test de drogas que, en cambio, ha dado negativo.

Según ha podido saber este periódico, la titular del Juzgado de Instrucción Número 2 de Torrelavega, María Jesús Serna, ya ha recibido e incorporado a la instrucción del caso los resultados de ambos controles, que, en resumen, determinan que el causante de aquel siniestro no conducía bajo los efectos de sustancias estupefacientes pero sí de bebidas alcohólicas.

Como ya es sabido, el accidente se produjo hacia las cinco y media de la madrugada del 28 de agosto, cuando, por causas que no recuerda –eso le ha dicho a la Guardia Civil y a la propia jueza–, Borja H.B., de 30 años y vecino de Viérnoles, accedió a la autovía A-67 a su paso por la localidad de Boo de Piélagos incorporándose al tráfico por el carril de salida para los vehículos que van de Torrelavega a Santander en lugar de hacerlo por el carril de entrada para los vehículos que van de Santander a Torrelavega.

El conductor, que para obrar así tuvo que pasar por alto varias señales de dirección y de prohibición –tanto verticales como horizontales– enfiló en la dirección incorrecta la autovía, por la que condujo en el sentido opuesto de la circulación casi nueve kilómetros ignorando las advertencias luminosas y acústicas de cuantos conductores se encontró en un camino que se detuvo violentamente a la altura de Barreda. Allí, en el kilómetro 184,8, el turismo que conducía chocó contra otro que viajaba en el sentido correcto y no pudo esquivarle produciéndose un fatal desenlace.

Como consecuencia del impacto, que desplazó a ambos coches a una distancia de unos 15 metros, el conductor del segundo vehículo –Marcos Sarmiento, de 34 años– falleció de forma instantánea mientras que el del primero –Borja H.B.– resultó con heridas por las que tuvo que ser evacuado al Hospital Valdecilla, donde permanece ingresado bajo custodia policial.

Bajo custodia policial porque cuatro días después de aquel accidente, el 1 de septiembre, el juez del Juzgado de Instrucción Número 2 de Santander, Miguel Ángel Agüero, en quien su colega Serna delegó la comparecencia con el conductor, decidió acordar la prisión incondicional y comunicada de Borja H.B., a quien la Guardia Civil de Tráfico imputa un posible delito de homicidio por imprudencia y otro de conducción con manifiesto desprecio para la vida de los demás.

Sin efectos prácticos ahora mismo, porque el detenido aún permanece ingresado, esta medida, que solo se hará efectiva cuando el joven reciba el alta médica, fue decretada después de que el juez Agüero escuchara la versión del acusado durante una comparecencia celebrada en el propio hospital en presencia del secretario judicial, del representante del Ministerio Fiscal y de la abogada que defiende al imputado, Carmen Sánchez Morán.

Los resultados de las pruebas de alcohol y drogas a las que fue sometido el detenido por medio de la extracción de sangre se trasladarán, si es que no se han trasladado ya, tanto a la defensa del detenido como a la acusación, que en este caso representan la Fiscalía de Cantabria y, también, la propia familia del fallecido, que ha decidido personarse también en la causa.

Es por ello por lo que la instrucción del caso, pendiente de la declaración de un testigo del accidente que la jueza considera de relevancia, no se cerrará todavía pues a la misma cabe incorporar ahora aquellas pruebas que la acusación particular considere pertinentes.