El puente fue construido en la segunda mitad del siglo XIX por la Compañía del Ferrocarril de Isabel II.
El puente fue construido en la segunda mitad del siglo XIX por la Compañía del Ferrocarril de Isabel II. / NC

Mazón inaugura en Arenas de Iguña la rehabilitación del puente metálico de Helecha

  • El proyecto ha contado con un presupuesto de 58.026 euros

El consejero de Obras Públicas, José María Mazón, junto con el alcalde de Arenas de Iguña, Pablo Gómez; la primer teniente de alcalde de Molledo, Verónica Mantecón; el director general de Obras Públicas, José Luis Gochicoa, y otros miembros de la Corporación municipal, ha inaugurado la rehabilitación del puente metálico de Helecha, ubicado en la localidad de La Serna de Iguña, una vez concluidas las obras que han supuesto una inversión de 58.026 euros.

En el transcurso del acto, en el que han participado numerosos vecinos de la localidad, el consejero ha subrayado la importancia de esta actuación, ejecutada en un puente con unos importantes antecedentes históricos y se ha mostrado muy satisfecho con el resultado de los trabajos realizados en un entorno de alto valor paisajístico, fruto de la colaboración de la Consejería con el alcalde Pablo Gómez.

Datos técnicos

Las obras surgieron ante la necesidad de recuperar, estructural y funcionalmente, este puente que fue construido en la segunda mitad del siglo XIX por la Compañía del Ferrocarril de Isabel II.

La estructura en celosía, con 24 metros de luz y 2,60 metros de anchura útil, presentaba, antes de las obras, un estado de degradación muy avanzado, con una importante corrosión que incluso había llegado a cortar totalmente algunas de las secciones metálicas por lo que su rehabilitación se consideró muy urgente.

La ejecución del proyecto comenzó con la reparación de la estructura, mediante la reposición de las partes dañadas, en aquellos puntos en que se había producido un corte completo de la sección o una pérdida importante de ésta por efecto de la corrosión para, a continuación, acometer el saneo de la zona afectada, mediante su acorte y la posterior sustitución por chapas soldadas.

Una vez reparada la estructura metálica, se aplicó una protección contra la corrosión mediante la aplicación de cinco capas de pintura especialmente efectiva para un entorno agresivo, garantizando así una larga vida útil.

Posteriormente se mejoró el drenaje de la losa, añadiendo nuevos sumideros y evitando la acumulación de agua en el contacto de la estructura metálica con la misma

Finalmente, el proyecto concluyó con la extensión de una capa de mezcla bituminosa en caliente a todo lo largo del tablero del puente.