El nuevo reglamento de Protección Civil abre otro frente con la oposición

Voluntarios de Protección Civil de Torrelavega recogen material donado por el Gobierno.
Voluntarios de Protección Civil de Torrelavega recogen material donado por el Gobierno. / Luis Palomeque
  • El equipo de gobierno tampoco ha podido sacar adelante el Código de Conducta y Buen Gobierno y la regulación del uso de vehículos municipales

La aprobación del reglamento de Protección Civil ha desatado un nuevo cruce de reproches entre el equipo de gobierno (PSOE y PRC) y los grupos de la oposición.

Hasta tal punto que el documento se tuvo que retirar esta semana del orden del día del Pleno municipal. Y no ha sido el único tema en el que socialistas y regionalistas se han topado con el resto de grupos de frente. Al reglamento de Protección Civil hay que añadir el Código de Conducta y Buen Gobierno y la regulación del uso de vehículos municipales, y cuya aprobación inicial también ha sido rechazada por la oposición al entender que se trata de temas «importantes» que hay que trabajar más y consensuar.

Mientras en Santander el reglamento de Protección Civil salía adelante esta semana con el apoyo de todos los grupos, convirtiéndose en el segundo municipio -tras Camargo- de la región que dispone de esta herramienta, en Torrelavega el documento elaborado por socialistas y regionalistas se ha encontrado con la oposición de PP, Torrelavega Sí, ACPT y Torrelavega Puede que han pedido al concejal de Seguridad Ciudadana, Pedro Pérez Noriega, que posponga el tema mientras las posturas se acercan y se pueda redactar un texto consensuado.

La oposición en el Ayuntamiento de Torrelavega, con mayoría, logró que se quedase sobre la mesa la propuesta de aprobación del nuevo reglamento de Voluntarios de Protección Civil en la última reunión de la Comisión de Economía y Hacienda, por lo que el asunto no se debatió en el Pleno, previsto para el martes. Los grupos de la oposición no están de acuerdo con algunos contenidos de la normativa, quieren que sea sometida a un mayor estudio y que vaya acompañada de los informes técnicos.

La asesoría jurídica del Gobierno de Cantabria ya había dado el visto bueno al borrador, y también se han recibido los informes de los servicios municipales afectados: Protección Civil, Bomberos y Policía Local. La intención del equipo de gobierno es que el nuevo reglamento entrara en vigor en septiembre pero los planes se han torcido y habrá que volverse a sentar para pulir algunos detalles.

El concejal de Seguridad, Pedro Pérez Noriega, resta importancia a la situación aunque considera que el tema es importante para la ciudad por lo que confía en que el reglamento sea llevado «cuanto antes» al pleno para su aprobación definitiva. La confirmación por parte del Gobierno de Cantabria de que la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil pueden «seguir desarrollando las labores preventivas», como entendían la mayor parte de los grupos políticos, ha sido «la base en la que se ha apoyado el Ayuntamiento para la presentación del nuevo Reglamento.

En este sentido, el concejal ya había adelantado que «se creará una agrupación nueva, con nuevos miembros», sin descartar la posibilidad de que algunos de los voluntarios que presentaron su dimisión sean incluidos en esta nueva agrupación, «pero con las nuevas normas y el nuevo reglamento», manifestó Pérez Noriega.

Requisitos

Los voluntarios tendrán que pasar unas pruebas teóricas, por parte de la Dirección de Protección Civil del Gobierno de Cantabria, y después unos exámenes físicos y psicológicos establecidos por el Ayuntamiento. Otra de las novedades es que se abre la puerta a voluntarios de otros municipios, con la única condición de que no puedan formar parte de dos agrupaciones de Protección Civil a la vez.

Además, la nueva Agrupación desarrollará su labor bajo el operativo del 112 cuando se trate de emergencias y bajo otros departamentos, como Policía Local, Bomberos o el servicio municipal de Protección Civil, en aquellos eventos en los que realicen tareas preventivas. En estos casos, los voluntarios deberán «cumplir los requisitos que ponga el servicio responsable», apunta Pérez Noriega.