Calderón cifra la pérdida de ayudas en el último año en cerca de 16 millones

  • El portavoz del PP denuncia que el Consistorio ni siquiera se presentó a la última convocatoria para mejorar la accesibilidad

El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Torrelavega, Ildefonso Calderón, volvió ayer a la carga contra el «progresivo deterioro» en la gestión del equipo de gobierno (PSOE-PRC) y cifró en 16 millones de euros las ayudas que el Ayuntamiento ha perdido en el último año procedentes de otras administraciones. Según Calderón, gobernar no está entre las prioridades de socialistas y regionalistas, y asumir responsabilidades tampoco.

El líder del primer partido de la oposición destaca los dos últimos «fiascos»: la denegación de una ayuda de casi 4 millones para realizar inversiones de desarrollo urbano sostenible, financiadas en gran medida con fondos europeos, y la pérdida de subvenciones autonómicas para mejorar la accesibilidad en los edificios públicos «por pura desidia, porque ni siquiera se presentaron a la convocatoria». «Es intolerable –explica el portavoz popular– la dejadez, indolencia y la falta de sensibilidad que demuestra el gobierno local en resolver estas carencias y más aún cuando hay unas ayudas del Gobierno de Cantabria que ni siquiera se piden. Y el alcalde ni siquiera se entera de las mismas como afirmó hace unos días. Desde luego que esta bochornosa situación exige la asunción de responsabilidades y los ciudadanos merecen una explicación de por qué no se piden estas ayudas». Calderón cree que lejos de detenerse el «desbarajuste» que denunció hace unas semanas, el «desgobierno» va en un aumento: «El desbarajuste es expansivo, alcanzando cotas olímpicas; el deterioro de la gestión municipal bate todos los récords y la situación empeora».

El exalcalde dice que la pérdida de ayudas en el Ayuntamiento tiene «dos vertientes». «Hay un dinero –señala– que Torrelavega pierde por falta de empuje en la Alcaldía y luego hay otro dinero que no llega por absoluta desidia e indolencia, porque ni siquiera se solicita. En el primer caso estamos hablando de un serio problema de falta de capacidad y en el segundo vemos una alarmante falta de voluntad».