La feria del motor de Torrelavega se clausura sin cumplir las expectativas

fotogalería

A la feria acudieron nueve concesionarios oficiales y tres empresas de compraventa. / Luis Palomeque

  • Los concesionarios oficiales vendieron un 50% menos de lo previsto y las empresas de compraventa lograron mejores resultados

Mientras espera su destino como museo de arte contemporáneo, el recinto de La Lechera volvió a ser escenario este fin de semana de una feria de vehículos de ocasión. Nueve concesionarios oficiales y tres empresas de compraventa pusieron a la venta más de 500 coches de todos los tipos y todos los precios, y miles de personas recorrieron las naves y la explanada exterior del gran recinto torrelaveguense, pero hubo disparidad de criterios a la hora de hacer balance. Mientras los grandes concesionarios hablan de ralentización de las ventas, las pequeñas empresas de compraventa señalan que la recuperación del sector continúa.

La ‘Expo Vehículo de Ocasión’ fue organizada por la Asociación Empresarial de Concesionarios Oficiales de Vehículos de Cantabria (Asecove), con la colaboración del Ayuntamiento de Torrelavega. La feria se desarrolló desde el viernes –de 10.00 a 20.00 horas– con buen tiempo y entrada gratuita, lo que animó la presencia de visitantes, especialmente el sábado por la tarde.

Lorenzo Vidal de la Peña, presidente de Asecove y de uno de los grandes grupos del sector en Cantabria (Vidal de la Peña), dijo anoche que el «resumen» de la feria es que se desarrolló «por debajo de las expectativas». Según el empresario, los concesionarios oficiales vendieron un 50% menos de lo previsto, hecho que achacó a la ralentización del mercado.

«En 2015 –explicó– iniciamos una leve recuperación y este año hemos ido empujando a base de promociones, de ponerlo todo en el asador, pero hemos constatado que el mercado casi se ha parado. Además, en esta región más que en otras. Tras la finalización de los planes de ayuda, hemos continuado con una cierta inercia a base de descuentos propios, remanentes, y eso se ha ido agotando. Para mantener la rentabilidad necesitamos volúmenes mayores».

Vidal de la Peña manifestó que este tipo de ferias son un buen «barómetro», que en esta ocasión ha permitido dejar claro que «la gente está indecisa ante la incertidumbre del momento». No obstante, la asociación de concesionarios está dispuesta a repetir el evento, puesto que «es bueno darle a la gente la oportunidad de vernos a todos juntos y que puedan elegir entre tanta variedad». El empresario destacó, por último, que la feria se desarrolló con «buen producto y grandes profesionales».

«Estamos cayendo un poco»

Otro grande del sector en Cantabria, José Emilio Criado, director del grupo Autogomas, también hizo hincapié en que el evento fue «peor» que en ediciones anteriores. Según él, hubo menos público y ventas, confirmando el momento que vive el sector: «Estamos cayendo un poco una vez finalizados los planes de ayuda estatal y regional. Seguimos entregando lo que vendimos al final de estos planes, pero a partir de septiembre estamos notando una ralentización de visitas y pedidos». No obstante, Criado ha agradecido el «buen trabajo» de Asecove, puesto que es ahora cuando más se necesita «dinamizar» el sector.

Las caras en las empresas de compraventa eran más alegres a la hora del balance. Beatriz Fernández, de Automóviles Miguel Ángel, dijo que el resultado había sido «muy bueno» y explicó por qué: «Hemos vendido más coches de lo previsto, concretamente nueve cerrados y dos apalabrados». A su juicio, la entrada gratuita fue «una buena idea» y la diferencia de criterio con los concesionarios oficiales puede deberse a que «solo hemos estado tres compraventas». Yes que según Luis Vargas, de + Motor Cantabria, la gente busca «cosas baratas». A él también le fue bastante bien: «De los 26 coches expuestos, 10 están cerrados y 3 reservados». El precio con mejor resultado: «Hasta 6.000 euros». Sobre la recuperación del sector apunta que «no hay continuidad».