Urgente

Acuerdo en el ERTE de Sidenor

El patchwork conquista Santillana

fotogalería

Inmaculada Farrero y Ruth Sáez Río, son coordinadoras nacional y regional de la asociación que impulsa esta actividad.

  • Tres mil personas aficionadas se han dado cita en un encuentro nacional en la villa

En español, hay dos palabras para definir este anglicismo: retacería y almazuela, aunque este último término solo se utiliza en La Rioja. El patchwork (palabras que procede del inglés patches, parches) es un tejido hecho por la unión de pequeñas piezas de telas cosidas entre sí por los bordes formando un conjunto. El resultado puede ser una manta, colchas, cojines, manteles... e incluso prendas de vestir, pero ante todo, el patchwork es creatividad. Este arte de unir retales de diferentes colores y tamaños, utilizando múltiples técnicas, para llegar a crear distintos motivos y objetos, en España es una actividad emergente –algunas piezas están valoradas por encima de 70.000 euros– pero en Estados Unidos, de donde procede, se codea con otras obras de arte colgadas en las paredes de los museos. Inmaculada Farrero y Ruth Sáez Río son la coordinadora nacional y regional, respectivamente, de la asociación que les reúne. Están al frente de las vigésima séptima Exposición Nacional de esta modalidad, mezcla de arte y compostura, que este fin de semana ha expuesto las mejores obras regionales, nacionales y europeas en cuatro enclaves de Santillana del Mar: Caja Cantabria, Torre de Don Borja, Casas del Águila y La Parra y Museo Jesús Otero. Miles de personas han inundado materialmente la villa medieval hasta el punto que los hoteles, hostales y posadas de la localidad, colgaron el cartel de ‘completo’.

Llegan de toda España y de algunos países europeos. Ha habido obras procedentes de Europa y de todos los rincones de España y Cantabria, unas como exhibición –está prohibida la venta de ninguno de los trabajos expuestos– y otras en un concurso.

Los visitantes no se han encontrado solo una colcha o una alfombra ‘bonita’, sino con una colección de trabajos, algunos para un profano aparentemente imposibles, en los que cuesta distinguir si se trata de una composición en tela o de un cuadro al óleo. Son 1.700 las personas –la mayoría mujeres– las que integran la asociación nacional que las reúne pero son más de 12.000 las que siguen solamente la página web que las agrupa y se estima que en España, quienes hacen patchwork son más de 20.000.

En la sede expositiva de Caja Cantabria en Santillana se presentaron todas las obras confeccionadas por cántabras, además de una muestra monográfica sobre ‘Las Meninas’ realizada por artistas de Madrid.

En la sala de exposiciones Jesús Otero estuvieron expuestos los trabajos de una colección internacional –17 países de Europa– bajo el título ‘Música con un toque de rojo’. En las salas de la Torre Don Borja y en las Casas del Águila y La Parra, un recorrido por las 77 obras que se han seleccionado este año para ser presentadas a concurso.