El retorno del indiano

  • Medio Cudeyo acoge la fiesta de recreación histórica que exalta la figura del Marqués de Valdecilla, una excusa para conocer su morada

El Marqués de Valdecilla, Ramón Pelayo de La Torriente, volvió ayer a pasear por el jardín de su finca de 15 hectáreas en el pueblo de Valdecilla; conversó con sus familiares, habló con el jardinero y se fumó un magnífico puro cubano, lugar donde halló su fortuna. Cientos de personas disfrutaron con la caracterización del personaje y visitaron el patrimonio que el ilustre indiano legó a Medio Cudeyo. Un complejo que alberga seis edificaciones, incluida la Casa Blanca que es ahora un museo que relata su historia.

El día acompañó y, aunque los invitados llegaron tímidamente por la mañana, luego se volcaron en la tarde con las actividades infantiles, el bingo, los sorteos y las actuaciones con sabor a Cuba. La fiesta que este año cambió el nombre de ‘La Belle Epoque’, por ‘El retornar del indiano’, en honor al legado del Marqués de Valdecilla, volvió a ser la excusa perfecta para descubrir al visitante La Finca del Marqués, un magnífico espacio de más de 15 hectáreas, que cuenta con un gran jardín y seis edificaciones construidas entre los siglos XIX e inicios del XX para ser residencia de Ramón Pelayo de la Torriente, Marqués de Valdecilla.

Como en anteriores ocasiones, el actor Fernando Rebanal devolvió la vida al difunto Marqués para enseñar sus estancias a los visitantes. Rebanal se mezcló entre ellos acompañado por figurantes de las Asociaciones Amasol, Grupo de Danzas San Pedruco y Torre Alvarado que se metieron en el papel de la gobernanta de la Casa Blanca, del servicio doméstico, de jardineros, damas o la propia sobrina del Marqués.

Todos ellos recrearon escenas costumbristas de la época, incluidos los juegos de los niños. Cada estancia y cada rincón del jardín donde el Marqués degustaba sus puros habanos fueron ocupados por los visitantes que, a la par que recorrían la Casa Museo, conocían en vivo cómo fue la época en la que este benefactor regresó a su tierra desde Cuba y emprendió una labor social sin precedentes al construir la Casa de Salud de Valdecilla –hoy el Hospital Universitario público de mayor prestigio del país– o la red de escuelas que promocionó, no sólo en Medio Cudeyo, sino también en toda la comarca de Trasmiera.

El retorno del indiano

Dado que, hasta el momento, la fiesta de recreación no había establecido una fecha fija en el calendario, el Ayuntamiento de Medio Cudeyo designó, en esta ocasión, el 22 de octubre como efeméride más cercana al nacimiento del Marqués que vino al mundo un 24 de octubre de 1850.

Asimismo, en esta edición, la organización quiso dar relevancia a la larga estancia en Cuba del Marqués, realizando una ambientación basada en el país caribeño y se introdujo la presencia de puestos donde se ofrecía bebida y dulces típicos de la isla. A la par, por la tarde también se realizaron clases en vivo de salsa, a cargo de un profesor cubano, y se pudo disfrutar de actuaciones en vivo también con música al son de Cuba.

La fiesta de recreación histórica surgió hace algunos años con el objeto de divulgar el gran legado arquitectónico y cultural que donó el Marqués a su pueblo. Por ello, ‘El retornar del Indiano’ es un reclamo y un escaparate para descubrir al mucho la Casa Museo, las edificaciones anexas y sus impresionantes jardines llenos de posibilidades.

El complejo fue adquirido en el año 2003 por el Ayuntamiento de Medio Cudeyo y, a ello siguió un importante trabajo de restauración y habilitación del Museo en la Casa Blanca. Hoy en día, el Consistorio sigue luchando por promocionar y rentabilizar un espacio único.