"Sniace pone en peligro nuestra salud y envenena Torrelavega"

La fábrica de celulosa volvió a la actividad tras tres años parada.
La fábrica de celulosa volvió a la actividad tras tres años parada. / Luis Palomeque
  • Vecinos de Duález piden al Ayuntamiento el cese de la actividad de la fábrica de celulosa porque aseguran que está echando "vertidos industriales contaminados" al Besaya

La apertura de Sniace después de tres años de inactividad total ya tiene a la plantilla -de 60 empleados- trabajando a tres turnos y a Torrelavega contenta por recuperar parte de su actividad industrial.

Pero la moneda tiene dos lados y si la cruz es positiva, la cara es negativa. Un grupo de 14 vecinos de Duález ha pedido al Ayuntamiento que exija a la "contaminadora Sniace" el cese de su actividad industrial, porque "pone en peligro" su salud, sus vidas y "envenena" la comarca.

Estos ciudadanos acusan a Sniace de verter al río Besaya y a la ría San Martín "de forma visualmente salvaje y contaminante", con "el beneplácito y las autorizaciones de la Consejería de Medio Ambiente" y el "silencio cómplice de los ayuntamientos de Santillana del Mar y Suances".

A su juicio, al problema de los "vertidos industriales contaminados" que se originan en la fábrica de Torrelavega y que, según afirman, "se mal-depuran", se añade la existencia de "600 toneladas de fangos y lodos, procedentes de la planta depuradora que estarían depositados en el interior de la instalación.

Problemas de salud

Los 14 vecinos de Duález aseguran estar sufriendo problemas respiratorios por las emisiones de "gases ácidos, bisulfitos y concentraciones de lejía" que emite la empresa de celulosa.

Además, el colectivo vecinal explica que las personas que han visitado el cementerio de Duález estos días se han encontrado con un ruido "ensordecedor con valores medios de 70 decibelios" producido, según los vecinos, por la fábrica. Las quejas van más allá. "Además de ser una falta de respeto a nuestros seres queridos, impedían el recogimiento, los pensamientos, el silencio y las oraciones, que cada persona escogía para su recuerdo", explican.

En un escrito remitido al Consistorio, consideran que el cese de la actividad "es una decisión difícil" para el Ayuntamiento, pero creen que el alcalde, José Manuel Cruz Viadero, tiene para ello "competencias y ordenanzas municipales", además de "capacidad de recurrir a la Justicia y a la Unión Europea".