Los Corrales licita la reforma de la piscina cubierta por 500.000 euros

Edificio de las piscinas cubieras de Los Corrales.
Edificio de las piscinas cubieras de Los Corrales. / Luis Palomeque
  • Con un plazo de ejecución de cinco meses, se espera poder inaugurar el nuevo edificio en mayo de 2017

El Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna ha licitado el primer gran proyecto de la legislatura, la reconstrucción de la piscina cubierta, una inversión que parte con un presupuesto de 499.112 euros y un plazo de ejecución de cinco meses. Desde hoy las empresas tendrán 26 días para presentar sus propuestas, pero ya en los días previos algunas ya han mostrado su interés por quedarse con la obra.

Lo que no va a cambiar la licitación son las previsiones de inaugurar el nuevo edificio en mayo del año que viene, como destacó la alcaldesa de Los Corrales de Buelna, Josefina González, al explicar ayer las bases de una licitación que, dijo, "es un paso firme y concreto ya hacia el final de una situación que a nadie ha gustado". "Ahora ya tenemos nuevo proyecto sobre la mesa y licitado, una actuación que amplía el espacio del gimnasio y evita el problema de filtraciones de agua que sufría la anterior piscina, además de mejorar el aislamiento térmico del edificio".

A principios de diciembre se cerrará el plazo para presentar ofertas y se intentará determinar la propuesta más favorable a lo largo de ese mes para iniciar las obras cuanto antes. Con un plazo de ejecución de cinco meses, mayo sigue siendo el mes previsto para finalizar la reconstrucción. En cuanto a los criterios de adjudicación se tendrá en cuenta la oferta económica en un 70%, la ampliación del plazo de garantía en un 10% y la mejora del sistema de refrigeración y deshumidificación del gimnasio en otro 20%.

El proyecto plantea en primer lugar la demolición de la estructura a la vista de la piscina actual, aprovechando la cimentación, forjados e instalaciones del edificio. Se mantendrá la fachada norte, incluido el actual gimnasio de la primera planta, que se ampliará al cambiar la fisonomía del actual edificio en forma de iglú por paredes verticales. Esa fachada marcará el punto más alto de la instalación, punto de partida de una cubierta inclinada a un agua apoyada en pórticos de madera y acero verticales.