Los Corrales consigue gratis una parte del edificio del Gobierno regional en Juan XXIII

Edificio de Juan XXIII.
Edificio de Juan XXIII. / Nacho Cavia
  • El Ayuntamiento espera conseguir todo el inmueble antes de finalizar este año

El Gobierno de Cantabria ha cedido en propiedad al Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna parte del edificio público que se levanta junto al parque Juan XXIII para su uso social y cultural. Una cesión muy esperada aunque no completa, porque resta entregar buena parte de ese inmueble de más de 500 metros cuadrados, aún en manos de la administración regional.

El concejal de Obras y Urbanismo, Luis Ignacio Argumosa Abascal, se ha reunido con responsables de la Dirección General de Vivienda para abordar esa primera cesión totalmente gratuita y llegar a un acuerdo que se espera rubricar en los próximos días. En principio pasa a propiedad del Ayuntamiento la zona sur de ese gran bloque para uso de distintas asociaciones, algunas con sede en esa gran barriada al norte de Los Corrales que ya lo utilizaban con el acuerdo de todas las partes. Pero el Ayuntamiento quiere más, y Argumosa ha mostrado su esperanza de que el Ejecutivo regional termine cediendo en propiedad también la parte de las cocheras, la zona intermedia del inmueble. "Esperamos cerrar el mandato con ese gran edificio en propiedad, acondicionarlo y comenzar a repartir sus muchos locales entre los colectivos del municipio", dijo.

Es una vieja aspiración de los gobiernos que han ido pasando por el Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna. El último intento fue a principios del año pasado, cuando la Corporación presidida por Mercedes Toribio rechazó una oferta de venta del Gobierno regional, que pedía 57.000 euros por el inmueble. Entonces, como ahora, se había solicitado al Ejecutivo la cesión de la propiedad para rehabilitar el edificio y destinarle a distintas asociaciones vecinales pero desde Patrimonio se había contestado que solo se podía resolver esa situación previo pago de la cantidad en la que se había valorado el inmueble.

No se puede rehabilitar por el momento

Aunque rechazada la compra, se acordó entonces disponer del uso (que no la propiedad) del gran local principal, algo que llevó a afrontar una reparación gradual de las zonas más deterioradas. El problema radica en que mientras el Ayuntamiento no tenga la propiedad no puede adjudicar un proyecto completo de rehabilitación, con lo que la solución elegida entonces fue ir reparándolo paso a paso con medios propios.

Antes, en 2012, el gobierno que presidía también Mercedes Toribio estudió el reparto del edificio en locales, tras las obras de reparación del tejado del edificio que había financiado el Gobierno de Cantabria. La "desagradable sorpresa" llegó con el primer informe técnico municipal, en el que se dejaba claro entonces que el inmueble no reunía "las garantías mínimas de seguridad, habitabilidad y uso como edificio público", por lo que se aconsejaba "la elaboración de un proyecto de acondicionamiento".

Un proyecto que, en todo caso y como queda dicho, tendrá que esperar a que la propiedad esté en manos del Ayuntamiento.

Entre unas cosas y otras, el sueño municipal estuvo a punto de desvanecerse cuando en septiembre de 2013, por causas desconocidas, ardieron dos vehículos abandonados que permanecían dentro de un edificio, en la zona destinada a cocheras. La rápida intervención de los bomberos del parque de emergencias de Los Corrales de Buelna salvaron el inmueble.