La controvertida ordenanza de terrazas sale adelante ante las críticas del sector

Una terraza de un local, en la acera en Torrelavega.
Una terraza de un local, en la acera en Torrelavega. / Luis Palomeque
  • Socialistas y regionalistas aprobaron este miércoles en la Comisión de Hacienda la polémica normativa con el voto favorable de ACPT y a pesar del rechazo de los hosteleros

El equipo de gobierno local logró sacar adelante este miércoles la controvertida ordenanza de terrazas apoyado por los votos de ACPT tras la celebración de la Comisión de Hacienda en la que el PP se abstuvo y Torrelavega Sí y Torrelavega Puede votaron en contra.

Socialistas y regionalistas –que gobiernan en minoría– aprobaron de forma inicial esta normativa en contra de la opinión del sector hostelero que estos días recoge firmas a favor de flexibilizar la ordenanza. El portavoz de los hosteleros, José María Bueno, critica que no haya "consenso" para aprobar un texto con fricciones importantes en materia, sobre todo, de sanciones y almacenamiento del mobiliario.

El concejal de Hacienda, Pedro Pérez Noriega, encargado de defender la que será nueva ordenanza de terrazas de Torrelavega, insistió en que "nos parece una ordenanza justa que no perjudica a hosteleros ni a usuarios de las terrazas". El edil trató de "aclarar" la situación en que se encuentra el documento en el que se lleva trabajando ya varios meses y que avanzó "se debatirá en el Pleno de este mes de noviembre".

Por su parte, el grupo popular en el Ayuntamiento, que ayer se abstuvo en la Comisión de Hacienda, considera que la nueva ordenanza de terrazas está generando "caos, desorden y mucho malestar" tanto en el sector hostelero como en los ciudadanos, por lo que entiende como "mala gestión" del equipo de gobierno PSOE-PRC.

Un "caos", según el PP

La concejal popular Natividad Fernández indica que la normativa, todavía en fase de aprobación, tiene unos planteamientos iniciales "razonables", pero pide que para mejorarla se establezca un periodo transitorio de seis meses para que los establecimientos puedan adaptarse sin incurrir en infracciones.

Según explica, algo "tan sencillo y de sentido común" como establecer un horario de terrazas equiparable al de apertura o cierre de las cafeterías "se ha transformado en un caos dentro de la ordenanza" que lleva a establecer un horario para días laborables y otro para festivos, que cambia según sea invierno o verano. Además, detalla que se incluyen periodos adicionales asimilables a verano como la Semana Santa y en fiestas patronales se amplía el horario de verano.

"Tanto los hosteleros como los usuarios de las terrazas, los vecinos e incluso las personas que se encarguen de controlar el cumplimiento de los horarios, tendrán que ir equipados de un claro calendario para saber cuál es horario que corresponde a cada día", afirmó la representante popular. Además, Fernández dijo que el establecimiento de la distancia que tiene que ocupar el paso peatonal ha estado sujeto a todo tipo de vaivenes, ya que la primera redacción de la ordenanza la fijó en 1,5 metros y luego se amplió a 1,8 metros "a sugerencia de ACPT".

"Injustificable"

Asimismo, recordó que se propuso que los establecimientos que no puedan respetar esta distancia soliciten ocupar una o dos plazas de aparcamiento para establecer sus terrazas, lo que para Natividad Fernández "a los ciudadanos les cambian más paso peatonal por menos aparcamientos, algo que resulta injustificable".

Según denuncia la concejala del PP, todos estos cambios se han llevado a cabo sin que el equipo de gobierno haya realizado ningún estudio sobre cuántas actividades hoteleras se quedan sin poder poner terraza al pasar de 1,5 a 1,8 metros o cuántas tendrían que recurrir a ocupar aparcamientos o cuántos estacionamientos se perderán.

Además, la representante del grupo popular considera que también ha generado malestar "la confusa redacción y la rigidez de la ordenanza", y por ello insiste en la necesidad de establecer un periodo transitorio de seis meses en la aplicación de la nueva ordenanza.