El Besaya anhela ser salmonero

fotogalería

Un instante de la suelta de alevines de salmón que se llevó a cabo ayer en el río Besaya en el entorno del Parque de La Viesca. / Luis Palomeque

  • El Parque de La Viesca acoge una suelta de más de 4.000 alevines de esta especie

  • Un grupo de alumnos del IES Foramontanos de Cabezón participó en esta labor de repoblación, integrada en el programa de recuperación del salmón en Cantabria

Más de 4.000 crías de salmón pueblan desde este viernes las aguas del río Besaya, tras una suelta realizada en el entorno del Parque de La Viesca. Con menos de diez centímetros de tamaño y apenas unos meses de vida, estos alevines se suman a los esfuerzos del Gobierno de Cantabria por recuperar dicha especie en las distintas cuencas. Procedentes del desove de reproductores autóctonos en el Centro Ictiológico de Arredondo, sólo uno de cada 1.000 peces derivados de estas sueltas conseguirá, después de la experiencia en mar abierto, regresar al río donde comenzaron su periplo.

La Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación ha soltado 6.648 salmones en el río Besaya como parte del programa anual de repoblación de esta especie. El consejero, Jesús Oria, participó en la liberación de 4.363 pintos (juveniles de salmón) micromarcados, procedentes de Arredondo, que se suman a los 2.285 que ya se soltaron en el Coto de Somahoz (Los Corrales de Buelna) el pasado 3 de noviembre.

El consejero, acompañado por los alcaldes de Torrelavega y de Cartes, José Manuel Cruz Viadero y Agustín Molleda, mostró su "enorme satisfacción" por esta actuación, destacando que es "un paso más" en la conservación de La Viesca, que recordó hace un mes fue declarada como el primer Área Natural de Especial Interés (ANEI) de Cantabria. "Confiamos que en dos o tres años estos salmones aparezcan en algún lugar, tanto en Europa como en otros continentes, y que nos den la buena noticia de que son de Cantabria", dijo, antes de indicar que todos ellos están identificados con un microchip. Por su parte, José Manuel Cruz Viadero agradeció a la Consejería esta iniciativa que a su juicio "pone de manifiesto su interés por la fauna" y por la protección del Parque de La Viesca, así como la importancia que para los habitantes de la comarca del Besaya ya que es "su pulmón verde".

En las labores de repoblación, que se desarrollaron en el entorno del puente de La Barquera, también participó un grupo de alumnos del IESForamontanos de Cabezón de la Sal, complementando de este modo otro pilar clave del programa de recuperación del salmón en Cantabria, como es el de la educación y sensibilización ambiental.

Ciclo biológico de los salmones

Uno de ellos, Adrián Sánchez, estudiante de segundo curso del Grado Superior en Gestión Forestal y del Medio Natural, explicó que se trata de una "actuación muy interesante porque con estas iniciativas podemos trasladar lo que aprendemos en las aulas al mundo exterior". El alumno, procedente de Bilbao, señaló que "desde pequeño me han interesado los temas relacionados con la naturaleza y el medio ambiente y estas salidas es lo mejor, en este caso, para conocer el ciclo biológico de los salmones".

Llegan a Groenlandia

Asimismo, el jefe del Servicio de Conservación de la Naturaleza del Gobierno cántabro, Ángel Serdio, agregó que el objetivo es que estos alevines en primavera uy verano salgan al mar y en dos o tres años regresen a desovar al río, aunque "lógicamente muchos de ellos no hacen el camino de vuelta y acaban en otros ríos como el Urumea, de San Sebastián, donde han llegado muchos de los salmones soltados en Cantabria, e incluso a lugares tan lejanos como Irlanda, Escocia e incluso Groenlandia".

Serdio apunta que lo normal es realizar este tipo de sueltas de alevines en octubre, sin embargo este año ante la escasez de lluvias "hemos tenido que esperar a noviembre para que los ríos lleven más agua". Ahora, las sueltas se repetirán hasta diciembre, complementándose estas acciones con otras encaminadas a la recuperación delBesaya como hábitat para el salmón.