Las goteras retrasan aún más la obra del pabellón del colegio Mies de Vega

Las filtraciones de agua en la cubierta provocan charcos en la pista y humedades en los laterales del pabellón deportivo.
Las filtraciones de agua en la cubierta provocan charcos en la pista y humedades en los laterales del pabellón deportivo. / Luis Palomeque
  • La dirección del colegio espera que se agilicen y se corrijan los trabajos que comenzaron en enero y deberían haber finalizado en abril

Las obras destinadas a convertir en un pabellón la pista deportiva cubierta del colegio Mies de Vega, ubicado en el Barrio Covadonga continúan gafadas. Al retraso con el que comenzaron las obras se une ahora varias irregularidades detectadas, entre ellas, la aparición de goteras en la cubierta, y la filtración de humedades en los laterales del polideportivo.

Las obras, que comenzaron en enero estaba previsto que se acabaran para finales de marzo o principios de abril tras una inversión de 198.000 euros y un plazo de ejecución –inicialmente– de cinco meses. Casi un año después los alumnos del colegio Mies de Vega y los alumnos de la escuela de hockey sobre patines siguen a la espera de que concluyan los trabajos, que según la dirección del colegio se retrasarán «aún más» debido a las deficiencias que hay que corregir.

Además de reparar la cubierta para evitar goteras y humedades, y de concluir los trabajos en la zona de los vestuarios, queda por rematar la pista especial para hockey con vallas de protección en el perímetro de la cancha.

Este verano, en junio, el Ayuntamiento de Torrelavega amenazó a la empresa que construye el pabellón deportivo con rescindir el contrato si el 1 de septiembre no estaban terminadas las obras, dado el ritmo «extremadamente lento» con que se desarrollaban. El concejal de Deportes, Jesús Sánchez, calificó como «injustificada» la duración de las obras por parte de la empresa de Albacete que ganó el concurso, ya que los trabajos estaban avanzando a un ritmo lento encontrándose a un nivel de ejecución que no llegaba al 50%.

Otro capítulo de este accidentado proyecto se vivió a finales de septiembre cuando se confirmaron los peores presagios y el Ayuntamiento se vio obligado a comunicar a la empresa la rescisión del contrato. El concejal de Deportes indicó que el proyecto se encontraba entonces ejecutado «en un 60%», por lo que el 40% restante de la obra se sacó de nuevo a licitación para poder concluir la realización de esta actuación. Como señalan desde el colegio «se buscó la oferta más barata y al final lo barato va a resultar bastante más caro».

El proyecto se puso en marcha para que fuera utilizado por la escuela municipal deportiva de hockey pero «principalmente» también por los alumnos del colegio Mies de Vega. En este sentido, Jesús Sánchez pidió disculpas, «no por la culpa» que pueda tener el Ayuntamiento de Torrelavega en el retraso de la ejecución de esta obra, sino por el hecho que una empresa «haya salido particularmente rana». Por ello, remarcó que se va a «poner todo el empeño» para que la solución llegue «al menor plazo de tiempo posible» y que en 2017 el pabellón del Mies de Vega sea una realidad.