El alcalde de Torrelavega agilizará las intervenciones para evitar los plenos de cinco horas

El alcalde, José Manuel Cruz Viadero, –a la derecha– consulta unos documentos con el secretario municipal al inicio del pleno.
El alcalde, José Manuel Cruz Viadero, –a la derecha– consulta unos documentos con el secretario municipal al inicio del pleno. / Luis Palomeque
  • Cruz Viadero no descarta la instalación de relojes para controlar de forma rigurosa los tiempos, una medida que según la oposición sería la más equitativa y eficaz

El alcalde de Torrelavega quiere poner coto a los plenos interminables, como el del pasado martes que llegadas las doce de la noche tuvo que suspender a falta de debatirse una moción y el posterior turno de ruegos y preguntas. José Manuel Cruz Viadero reconoce que la sesión plenaria era densa y con mucho contenido pero a pesar de ello volverá a reunirse con los portavoces de los grupos municipales con el objetivo de lograr un acuerdo para moderar los tiempos de intervención en los plenos.

El propósito del equipo de gobierno –PSOE y PRC– es evitar sesiones como la correspondiente al mes de noviembre en la que se superaron las cinco horas de pleno. El alcalde no descarta la instalación de relojes para regular las intervenciones y en este sentido anunció que ya se ha pedido al servicio de informática un estudio sobre los posibles medios técnicos que se pueden poner en el salón de plenos para un mejor control de los tiempos que actualmente son de 5 minutos para la primera y de 3 minutos para la segunda. El portavoz del PRC, Javier López Estrada, afirmó que «el reloj ayudará pero no es la solución definitiva» por lo que aboga porque «los 25 ediles seamos responsables con el tiempo de intervención».

La propuesta cuenta con el visto bueno de la oposición aunque con matices. En el PP, su portavoz, Ildefonso Calderón, considera que la utilización de un reloj es una medida «equitativa» para que todos los grupos puedan hacer uso de su palabra en «iguales condiciones». Algo, que a su juicio «hasta ahora no se hace ya que nosotros, siendo el partido con mayor representación en la Corporación, ya nos hemos quedado en varias ocasiones sin poder intervenir para no tener que suspender la sesión plenaria».

«No sólo apostamos por limitar el tiempo de duración, sino también los temas de debate, que a veces se prolongan demasiado en asuntos que nada tienen que ver con los problemas reales de la ciudad y sus vecinos. E incluso, las formas, que se están perdiendo en algunas ocasiones», explicó Calderón.

Con intervenciones que el martes superaron los cinco y tres minutos reglamentarios de duración, la portavoz de Torrelavega Sí, Blanca Rosa Gómez Morante, señaló que este tipo de medidas «no sería necesario si el alcalde ordenara y racionalizara el uso de la palabra de los portavoces. Creo que a veces se le va el pleno de las manos, y también en algunas ocasiones es más permisivo con unos grupos que con otros», detalló Gómez Morante. Insistió en que cualquier control para agilizar el desarrollo de los plenos contará con el apoyo de su formación pero advirtió al equipo de gobierno que «lo que no vamos a renunciar es a los ruegos y preguntas».

Por su parte, Iván Martínez, concejal de ACPT, la única formación que el martes a medianoche rechazó que el pleno suspendido se reanudara al día siguiente –posibilidad que deja abierta el reglamento si hay unanimidad entre los grupos–, también se mostró partidario de regular de forma rigurosa los tiempos aunque sugirió que «igual lo que hay que cambiar es el reglamento y que los plenos, como el del martes, de mucho contenido e intenso debate, se puedan desarrollar más allá de las doce de la noche». «Ya se estableció en cinco y tres minutos el límite de las intervenciones. Lo que hay que hacer es controlar que esos tiempos que en muchas de las ocasiones se excede y que provoca el retraso de las sesiones», agregó.

Para el concejal de Torrelavega Puede, David Barredo, una solución para evitar situaciones como la del martes sería que los plenos adelantaran su hora de inicio y en su opinión «más cuando se trata de un orden del día en el que se prevé que la jornada se va a alargar con temas de mucho debate y la participación de seis grupos municipales». Además, el edil de Podemos cree que «desde que los plenos se retransmiten hay concejales que aprovechan su turno de palabra para lucirse en lugar de defender los intereses de los ciudadanos».

En relación al apartado de ruegos y preguntas y un posible cambio en el Reglamento (establece cinco minutos para efectuar la pregunta y réplica), el alcalde señaló que en los próximos días se convocará una Junta de Portavoces para «intentar buscar un acuerdo» sobre si es necesario o no modificar este apartado. Cruz Viadero reconoció que existe «un desencuentro importante» entre los grupos municipales en este aspecto y adelantó que se consultará los sistemas empleados en otras administraciones para su posible traslado al Ayuntamiento.

Los plenos se celebran en Torrelavega el último martes de cada mes y comienzan a las siete de la tarde. La sesión ordinaria de noviembre del pasado martes la cerró el alcalde de la ciudad pasadas las doce de la noche y el del mes de octubre superó las cuatro horas de debate, y con apenas media docena de vecinos siguiendo el maratón plenario.