El Ayuntamiento izará otras cuatro banderas en la entrada de la ciudad

Imagen de 2011, cuando se izó la bandera por vez primera.
Imagen de 2011, cuando se izó la bandera por vez primera. / Luis Palomeque
  • El lábaro y las enseñas de Cantabria, España y Europa acompañarán a la de Torrelavega, que se instaló en 2011

La gran bandera de Torrelavega que ondea en la entrada principal de la ciudad desde 2011, pronto dejará de estar sola. En cumplimiento de una moción aprobada por la Corporación en marzo del año pasado, el Ayuntamiento ha iniciado los preparativos para que la enseña roja y verde pase a estar acompañada por el lábaro y el resto de banderas oficiales (Cantabria, España y Europa). Torrelavega se convirtió en abril de 2016 en uno de los primeros municipios de la región en situar en la balconada del Ayuntamiento el lábaro, reconocido poco antes por el Parlamento autonómico como símbolo representativo e identitario del pueblo cántabro.

Así lo han confirmado el alcalde, José Manuel Cruz Viadero (PSOE), y el primer teniente de alcalde, Javier López Estrada (PRC), quienes han recordado el apoyo mayoritario de la Corporación a esta iniciativa. El regidor ha precisado que la empresa local Saiz Bengoechea ha realizado las zapatas (bases de hormigón) para colocar las banderas, que ya están a disposición del Ayuntamiento. Cuando lleguen los dos mástiles encargados por el Consistorio, se celebrará un acto oficial para el izado de las enseñas, que podría tener lugar en dos semanas.

«El lábaro es representativo de Cantabria y debe ser conocido y figurar en los edificios oficiales, junto al resto de banderas, como ocurrirá en la entrada de Torrelavega. Vamos a colocar las cinco, no vamos a entrar en una guerra de banderas», ha explicado Cruz Viadero.

Dos mociones

El Pleno acordó el pasado 31 de marzo, a propuesta de ACPT, que el lábaro ondee en la balconada del Palacio municipal «al mismo nivel que el resto de banderas existentes». En el texto de la moción se recordaba que el Parlamento regional acordó el pasado 14 de marzo una Proposición No de Ley, que reconoce a este estandarte como símbolo representativo e identitario del pueblo cántabro.

En la misma sesión plenaria se aprobó otra moción, esta presentada por el PRC, instando al gobierno local y a los vecinos a que promuevan y participen de forma activa en el conocimiento del lábaro, en su uso y difusión como «expresión iconográfica» de la identidad del pueblo cántabro, manteniendo el carácter oficial de la bandera de Cantabria y el resto de los símbolos institucionales de la región. Esta moción incluía la propuesta de colocar el lábaro en la entrada principal de la ciudad, junto a la bandera de Torrelavega que allí ondea.

El Ayuntamiento anunció el 2 de junio la licitación, mediante un procedimiento negociado sin publicidad, del suministro de dos mástiles para banderas, con un presupuesto de 22.990 euros. Los mástiles son de aluminio y tienen 18 metros de altura, 155 kilos de peso y una driza (cuerda) con sistema de antienrollamiento y registro vandálico. A la idea original de colocar el lábaro y la bandera de Cantabria junto a la de Torrelavega, se sumó la de instalar también las banderas oficiales de España y Europa, por lo que algunas enseñas compartirán mástil.

Respecto al lugar elegido, el equipo de gobierno (PSOE-PRC) cree que es el idóneo, por lo que, de momento, ha sido rechazada una petición de la Asociación de Vecinos de Torres para instalar el lábaro en ese pueblo. La gran bandera de la ciudad fue izada el 13 de agosto de 2011, al día siguiente de iniciarse las fiestas patronales, en un acto al que asistió una nutrida representación institucional, encabezada por el entonces alcalde, Ildefonso Calderón (PP). Tres días más tarde, personas desconocidas sustrajeron la enseña, lo que hizo necesario colocar de urgencia la de recambio. El Ayuntamiento, que pagó una factura de 10.620 euros, lo tenía previsto ante la posibilidad de que la instalada se deteriorarse por las condiciones meteorológicas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate