Los vecinos de Torres solicitan el dragado de un lago de la antigua mina

El presidente de la Asociación de Vecinos muestra la maleza que invade el lago.
El presidente de la Asociación de Vecinos muestra la maleza que invade el lago. / Luis Palomeque
  • La comisión regional que se encarga del Área Natural de Especial Interés de La Viesca estudiará la petición

La comisión regional que se encarga del Área Natural de Especial Interés (ANEI) de La Viesca, integrada por representantes de las tres administraciones implicadas (el Gobierno de Cantabria y los ayuntamientos de Torrelavega y Cartes), estudiará una petición formulada por la Asociación de Vecinos San Pedro, de Torres. Concretamente, el colectivo vecinal ha solicitado que se rehabilite, en sus dos terceras partes, el denominado 'lago del hospital' de la antigua mina de Reocín.

El presidente de la AA VV, José Ramón Pelayo, explica que lo que plantean es el dragado de la parte cercana a la carretera y el antiguo hospital, por donde discurre el agua limpia que rebosa del embalse del zanjón, que «ya no deposita lodos a su paso». También quieren que se mantenga en estado de pantanal la tercera parte del lago, situada en la zona más cercana al bosque, con el fin de que vuelvan a existir «la biodiversidad y el deleite de hace años».

Pelayo recuerda que este era uno de los paisajes más bonitos que se podían encontrar en Torrelavega, del que disfrutaban sobremanera los vecinos de Torres, dado que «hace 30 años no había la movilidad que existe en estos momentos y no era conocido por todos los ciudadanos». Según el dirigente vecinal, en la actualidad la facilidad de desplazamiento, la regeneración de la zona adyacente de La Viesca y la situación de proximidad del carril bici, hacen de este lago «una joya de la naturaleza y una zona verdaderamente atractiva que sería muy visitada por los torrelaveguenses y otras gentes de la comarca».

La zona de La Viesca, ahora pulmón verde de Torrelavega, fue un entorno resultante de los trabajos de explotación de la mina de Reocín, cerrada en 2003. Después se inició un proceso de regeneración ambiental que terminó a falta de realizar una segunda fase, que pudiera incluir el dragado parcial del 'lago del hospital', que tiene un diámetro de unos 200 metros.

Otras reivindicaciones

Esta no ha sido la única reivindicación planteada por los vecinos de Torres con respecto a La Viesca, que se convirtió el año pasado en el primer Área Natural de Especial Interés de Cantabria. La AA VV San Pedro ha pedido también que se mantengan las actividades que se desarrollan en el lugar (zonas de recreo, merenderos, paseos, áreas deportivas...), estableciendo una zonificación con difinición de usos. Otra de sus demandas es que se desarrolle un programa de actuaciones que mejore la calidad del entorno, según criterios técnicos y autóctonos (reforestación, limpieza, eliminación de plantas invasoras, reutilización de áreas deportivas en desuso...).

Los vecinos también quieren que se prioricen los usos en función de la cercanía a las zonas pobladas, aproximando a las casas las zonas de recreo y juegos, y manteniendo la foresta más agreste en los lugares más lejanos del casco urbano. Igualmente, piden que el plan de gestión de La Viesca incluya actuaciones contra las plantas invasoras, principalmente el plumero y el bambú japonés, evitando desbroces y la aplicación de productos contaminantes y cancerígenos.

Otra reivindicación es que si, después de los estudios, catalogaciones y otros proyectos que pudieran derivarse de la aplicación del ANEI y su posible desarrollo y exposición pública, se habilitan centros de interpretación del parque o talleres de emprendimiento, «se establezcan en el pueblo de Torres, con el fin de incrementar el valor añadido de una zona que, pese al aumento de población, no tiene dotaciones de ningún tipo».

Finalmente, reclaman que pase a ser de utilidad pública la finca denominada 'de los caballos' o 'del Milagro', para que la misma no sea «una barrera» entre Torres y La Viesca, alejando el área natural de gran parte de la localidad. Los vecinos entienden que añadiendo esta finca al parque conseguirán «un acceso directo al área de recreo, merenderos, mirador, juegos y ribera del río».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate