Comienzan las obras para construir un primer tramo de las ansiadas aceras de Paseo del Niño

Primeras obras para dotar de aceras al tramo entre Pablo Garnica y Gutiérrez Alonso.
Primeras obras para dotar de aceras al tramo entre Pablo Garnica y Gutiérrez Alonso. / Luis Palomeque
  • Los trabajos, que llevan pendientes de su ejecución más de diez años, se iniciarán entre el cruce con Pablo Garnica y la calle José Gutiérrez Alonso

Los vecinos de la zona de Paseo del Niño ven por fin, como después de más de una década, las obras para la construcción de aceras en este vial son una realidad con las máquinas trabajando ya en uno de los tramos. El elevado coste del proyecto en su totalidad –alrededor del millón de euros– y las dificultades para expropiar los terrenos han motivado el retraso las obras que ahora por fin son una realidad, aunque solo sea en uno de los tramos.

Estos primeros trabajos, financiados por el Ayuntamiento de Torrelavega, comprenderán la construcción de aceras desde el cruce con Pablo Garnica hasta la calle José Gutiérrez Alonso, y su presupuesto es de unos 15.000 euros. Según explica la presidenta de la Asociación de Vecinos de Paseo del Niño, María Jesús Argumosa, aunque "no es el trozo de la calle más grande, es uno de los más peligrosos ya que una vez que llegas a Pablo Garnica, al no haber acera te tienes que pegar a los arbustos de una finca colindante". Esa arboleda, así como los restos de unas viejas edificaciones ya han sido retirados, y estos días se está trabajando en la disposición de los terrenos para proceder a la construcción de una acera de unos dos metros de ancho.

La portavoz del colectivo vecinal recuerda que la construcción de aceras en Paseo del Niño "es una vieja reivindicación con la que llevamos más de diez años de lucha y que se nos ha prometido pero que nunca llegaba". Un proyecto considerado "prioritario" tanto por los vecinos como por el propio equipo de gobierno (PSOE-PRC) debido al gran número de peatones que cada día transitan por este vial que une el Paseo de Julio Hauzeur con la zona de La Lechera. "Es una obra urgente porque hasta ahora no ha pasado nada pero tenemos que ir librando los coches", advierte Argumosa. Reconoce que este proyecto junto al del soterramiento de las vías de tren de Feve es "fundamental" para que "por fin los vecinos de este barrio dejemos de estar aislados del centro de la ciudad".

En este sentido, insiste en que a pesar de que la zona del Paseo del Niño "pueda tener otras necesidades, las aceras es una prioridad antes de que ocurra una desgracia, ya que por aquí circulan a diario miles de vehículos, incluidos camiones, y entre ellos personas mayores, niños y hasta madres y padres con carritos de bebé que tienen que ir por la carretera porque no hay acera. Es un verdadero peligro". Así lo constata una vecina de la calle José Gutiérrez Alonso mientras avanza por el Paseo del Niño con su hijo menor en una silla de ruedas. "Aquí te la juegas. Hay partes de la calle en que hay acera y otras en las que no", dice.

Financiación del Gobierno

Además de agilizar las expropiaciones para adquirir los terrenos necesarios, el equipo de gobierno local cuenta con el compromiso de la Consejería de Obras Públicas para que financie otra fase de estos trabajos, justo al otro lado del vial, desde Julio Hauzeur hasta el paso a nivel del tren de Feve. La Consejería de Obras Públicas que dirige José María Mazón resolverá en los próximos días el concurso para conocer qué empresa ejecutará estas obras. Según el acuerdo alcanzado entre ambas administraciones, el Gobierno cántabro financiará la construcción de este tramo de aceras en el Paseo del Niño, una actuación estimada en unos 163.000 euros.

Tras solicitar la ayuda del Gobierno regional para llevar a cabo el proyecto y financiar las obras, se ha llegado al acuerdo con Mazón de realizar el proyecto por fases, de forma que la Consejería costeará íntegramente este tramo desde el Paseo de Julio Hauzeur, de unos 65 metros lineales, y el resto serán cofinanciados con aportaciones de ambas administraciones. El alcalde, José Manuel Cruz Viadero, considera que el compromiso de Mazón es "firme" y "positivo" para ejecutar un proyecto "absolutamente prioritario" que lleva años de retraso por falta de financiación, pero que necesita llevarse a cabo para proceder a la urbanización y mejora de una calle que, a su juicio, es una de las más peligrosas e inseguras de Torrelavega, hasta el punto de convertirse en uno de los "puntos negros" de la ciudad. El propio consejero de Obras Públicas ha reconocido que la construcción de aceras en Paseo del Niño es una "antigua reivindicación" del Ayuntamiento.

Por su parte, el primer teniente de alcalde y concejal de Obras, Javier López Estrada, subraya que la entrada de las primeras máquinas a trabajar en las aceras del Paseo del Niño responde a un compromiso de socialistas y regionalistas para "solventar un problema histórico cuya solución ya está aquí". "Esta obra es la prueba de que el sistema de trabajo que estamos empleando en los últimos dos años da sus frutos", agregó en referencia al esfuerzo para lograr agilizar las expropiaciones. López Estrada indica que, dado que todos los terrenos necesarios para su ejecución son propiedad municipal y que los vecinos "necesitan seguridad", se van a destinar los "recursos necesarios" para ejecutar las "pequeñas obras" que sean necesarias para habilitar un "itinerario seguro" para los peatones hasta que los Presupuestos de Cantabria de 2018 permitan continuar las obras y completar el proyecto original de 2007 que contempla la urbanización integral y una inversión cercana al millón de euros.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate