Torrelavega y San Felices protegerán los restos arqueológicos de Jerramaya

Los concejales de Torrelavega, José Otto Oyarbide, y de San Felices, Federico Crespo, junto a los restos de Jerramaya
Los concejales de Torrelavega, José Otto Oyarbide, y de San Felices, Federico Crespo, junto a los restos de Jerramaya / Luis Palomeque
  • Solicitarán al Gobierno regional autorización para excavar y averiguar si el asentamiento es un castro cántabro, un campamento romano o restos medievales

Los municipios de Torrelavega y San Felices de Buelna trabajarán de forma conjunta para conocer el origen y la importancia de los restos arqueológicos hallados en Jerramaya, en la Sierra del Dobra, en la que existen otros yacimientos declarados como Bienes de Interés Cultural (BIC). Ese es el objetivo de ambos ayuntamientos, que el Gobierno de Cantabria, a través de la Consejería de Educación y Cultura, autorice las excavaciones con las que se pueda determinar si se trata de un castro cántabro, un campamento romano o simplemente son restos arqueológicos medievales.

El yacimiento arqueológico de Jerramaya –también conocido como Jarramaya– está situado a escasos metros de la Fuente de las Palomas y el Sumidero del mismo nombre, entre los términos municipales de Torrelavega y de San Felices de Buelna. Parece ser un recinto defensivo de alto valor arqueológico, descubierto en 1989 por Donato Reigadas Velarde y está catalogado en el Inventario Arqueológico Regional, sin contar a día de hoy con ninguna declaración patrimonial específica.

Por ello, los alcaldes de Torrelavega, José Manuel Cruz Viadero, y de San Felices de Buelna, José Antonio González Linares, anunciaron que ambos municipios desarrollarán un proyecto conjunto para proteger el yacimiento arqueológico de Jerramaya. El primer paso es que los Plenos de ambos ayuntamientos (mañana en San Felices y el próximo martes en Torrelavega) debatan una moción que tiene por objetivo defender este yacimiento.

El objetivo es instar a la Consejería de Cultura para que colabores, autorice, apoye e impulse" la puesta en valor del patrimonio arqueológico de la Sierra del Dobra. Cruz Viadero subrayó que este verano se iniciarán los estudios y excavaciones para determinar la época de esta estructura fortificada, y así crear una figura de protección de la misma. En este sentido, el concejal de Urbanismo de Torrelavega, José Otto Oyarbide, indicó que se realizarán trabajos de desbroce y algunas excavaciones con el asesoramiento, apoyo y asistencia técnica de arqueólogos del Colegio de Cantabria.

También adelantó que las fases y programación de estos trabajos se conocerán tras la aprobación de la moción por parte de las corporaciones de ambos ayuntamientos. Por su parte, José Antonio González Linares, expresó su satisfacción" por esta colaboración que va a permitir trabajar de la mano" en la protección de este enclave.

A su vez, el concejal de Cultura de San Felices, Federico Crespo, explicó que el yacimiento se encuentra en medio de una pista muy transitada por motos que está provocando que se esté destruyendo parte de la muralla". La misma, señaló, está cubierta por vegetación y se desconoce si es de piedra o tierra, aunque se ha constatado que se trata de una fortificación no muy grande, pero sí muy clara", y por ello lo urgente es conocer de qué época es para luego crear una figura de protección". En la misma Sierra del Dobra, en el término municipal de San Felices, existen varios yacimientos arqueológicos calificados como Bienes de Interés Cultural, entre ellos los castros Pico del Oro, Peña Mantilla y Las Lleras.

Por ello, la moción incluye una declaración de los municipios en la cual se manifiesta el posicionamiento favorable al estudio, conservación y protección del patrimonio histórico y cultural en la Sierra del Dobra, así como realzar y dar a conocer el valor de los bienes existentes o pendientes de investigación arqueológica.

Estructura campamental

El nombre de Jarramaya o Jerramaya tiene su origen en la palabra jarra o jerra, cuyo significado es prado de diente o de pasto. Se trata de praderas sin segar que se mantienen únicamente por la acción del ganado. Un primer informe técnico, publicado cuando los trabajos de desbroce permitieron hace tres años dar con el yacimiento, habla de una estructura artificial que, dispuesta longitudinalmente, discurre sobre el límite sur del término municipal de Torrelavega, entre el conocido como el Cerro de Jerramaya, donde se ubica una fortificación campamental atribuida al periodo romano, y la sima que alberga el Sumidero de las Palomas.

Los hallazgos de 2013 se refieren a una estructura consistente en un foso excavado longitudinalmente, cuyo borde exterior asomado a la pendiente natural del terreno presentaba un depósito de las tierras extraídas, formando un cinturón de características defensivas sobre el que se detectan algunos amurallamientos en piedra.

Ante la posibilidad de que esta estructura pudiera estar relacionada con el yacimiento descubierto por Reigadas Velarde en 1989, los expertos manifestaron que podría tratarse de una estructura defensiva con ‘agger’ y foso, que en un en principio hay que catalogar como campamental romana", para señalar la posibilidad de que se haya constituido simultáneamente con el agger y foso ya conocido y situado en la parte superior del cerro, lo que aumentaría mucho el tamaño y ayudaría a definir mejor el carácter del asentamiento. Ahora, los nuevos estudios que impulsarán ambos municipios determinarán cuál es el verdadero valor del conjunto.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate