Policía Local y Nacional incrementarán la vigilancia del botellón y del ocio nocturno

Un ciclista contempla los restos del botellón en un área de ocio del parque de La Viesca.
Un ciclista contempla los restos del botellón en un área de ocio del parque de La Viesca. / Luis Palomeque
  • El Ayuntamiento quiere poner fin a estas prácticas con la presencia de más agentes en las zonas de bares y en los parques públicos

Las últimas semanas se ha registrado un incremento en la actividad policial los fines de semana. Tanto Policía Local como Nacional han recibido numerosas llamadas de vecinos quejándose por la presencia de botellones en calles, parques y aparcamientos. Además algunas de estas concentraciones para beber en la vía pública han derivado en peleas o agresiones, como hace dos semanas cuando un joven apuñaló a otro en un parque en Sierrapando. Y más reciente, el fin de semana pasado un hombre tuvo que ser trasladado al Hospital Sierrallana tras recibir varios cortes en el cuello en otra pelea que se originó en la calle Félix Apellániz.

El Ayuntamiento no quiere que la ciudad sea escenario de nuevos incidentes y por ello se ha reunido con los mandos de la Policía Local de la Nacional con el objetivo de incrementar el número de agentes que patrullan la ciudad durante la noche. Según fuentes municipales, este servicio potenciado permitirá aumentar la presencia en dos puntos: el botellón –en Sierrapando o la zona de El Valle– y las zonas de ocio nocturno. Desde el Consistorio consideran que la medida de reforzar la vigilancia es "la más efectiva" para ayudar a que este tipo de incidentes se reduzcan, como así ha sucedido en otros barrios como La Inmobiliaria o la zona de vinos en donde en los últimos meses patrullan más agentes y se ha logrado que disminuya el número de actuaciones.

Patrullando las calles

El mayor número de efectivos permitirá mantener por lo menos una patrulla siempre en estos puntos de la ciudad, en vez de limitarse a pasar cada cierto tiempo haciendo rondas, como se hacía hasta ahora. Los propios policías reconocen, que, aunque en el botellón se consumen grandes cantidades de alcohol, apenas se registran problemas de orden público, por lo que creen que los sucesos de las últimas semanas en los que dos personas resultaron heridas por arma blanca "son hechos puntuales". Con la intención de controlar que esta práctica del botellón no se produzca habrá policías y "más que sancionar nos gustaría que la gente entendiera que existen mejores maneras de divertirse y que la convivencia es disfrutar pero sin molestar al resto", señalan fuentes policiales.

El refuerzo del dispositivo intentará velar porque los participantes en los botellones dejen menos basura, dado que cada fin de semana los servicios de limpieza viaria del Ayuntamiento tienen que recoger, y asegurarse de que no causan daños en el mobiliario urbano y las especies vegetales que crecen en jardines y parques municipales. El propio alcalde, José Manuel Cruz Viadero, reconoce que el botellón "representa un problema para el patrimonio", ya que son numerosos los daños que se producen en bancos, columpios y otros elementos urbanos como papeleras o contenedores. Asimismo, los agentes policiales van a vigilar de forma especial la venta de alcohol a menores tanto en bares y pubs, como en establecimientos comerciales.

El Ayuntamiento lleva varias semanas trabajando de forma conjunta con la Policía para controlar y evitar la ingesta de alcohol en la vía pública, sin embargo reconoce que se ha decidido actuar de modo más intenso con "más presencia policial en la calle" debido a los últimos sucesos que han acabado en agresiones con arma blanca.

Según fuentes policiales, la Policía Local trata de paliar este problema solapando el turno de tarde con el de noche, rompiendo así la rutina y tratando de sorprender. "Es hacer más con menos porque la plantilla tampoco ha crecido", señala un agente. Es por eso que el refuerzo nocturno se limita a los fines de semana, ya que solo los viernes y los sábados se contará con este despliegue adicional.

Los agentes insisten en que no se trata de evitar un problema de seguridad ciudadana porque "los incidentes son aislados", sino de atender una demanda de los vecinos. De hecho, las asociaciones vecinales llevan tiempo solicitando al Ayuntamiento más patrullas por las calles, alegando que "apenas se les ve", e incluso demandando que se cree la Policía de Barrio.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate