Pedro Velarde y Leonor Salces, propietarios de la Casa de Velarde, convertida en alojamiento rural
Pedro Velarde y Leonor Salces, propietarios de la Casa de Velarde, convertida en alojamiento rural / Luis Palomeque

Protección para las casonas de Viérnoles

  • Proyecto. El Ayuntamiento de Torrelavega estudia solicitar a la Consejería de Cultura la declaración de trece edificaciones del pueblo como Bien de Interés Local

Proteger aún más y poner en valor las históricas casonas montañesas del pueblo de Viérnoles. Ese es el objetivo del Ayuntamiento de Torrelavega, que estudia pedir a la Consejería de Cultura que declare Bien de Interés Local trece edificaciones de la localidad, que se sumarían a la Casa de Velarde, que ya cuenta con esa catalogación. Así se recoge en un informe sobre el patrimonio edificado de Viérnoles, encargado por el Consistorio y cuyos resultados se han dando a conocer a los vecinos.

El presidente de la Junta Vecinal de Viérnoles, Jorge Gutiérrez, agradece el «gesto» de la representación del equipo de gobierno de Torrelavega, encabezada por el alcalde, José Manuel Cruz Viadero, que acudió al pueblo a explicar a los afectados el contenido del plan, pero advierte de que en la reunión quedó claro que «a la mayoría no le interesa». Y explica por qué: «Es una iniciativa que puede estar bien, pero a la gente lo único que le queda claro es que van a tener más restricciones para mantener las casas y, sin embargo, las ayudas para hacer esas obras no están definidas, falta información».

Carlos Sánchez, propietario de la casa atribuida a Ceballos Alvarado, en el barrio Herrera, es de los que pone reparos. «Me parece regular -explica-, porque estas cosas dan beneficios y perjuicios. No se puede hacer nada sin su consentimiento y las ayudas son pocas si tenemos en cuenta que estas obras suelen ser carísimas». Él, policía local jubilado, vive en Viérnoles «a temporadas», ya que también reside con su mujer en Suiza. Su casona, que heredó de sus padres, fue construida por un indiano a mediados del siglo XVIII y es una edificación aislada de planta cuadrangular.

En el mismo barrio residen Pedro Velarde y Leonor Salces, también jubilados, propietarios de la Casa de Velarde, hoy convertida en alojamiento rural. A ellos tampoco les gusta mucho la idea. «¿Nos van a quitar de pagar la Contribución?. Me parece que no, no nos ayudan en nada», se queja Leonor. «Mantener estas casas cuesta mucho dinero -explica su marido- y la mayoría poco podemos hacer sin ayuda». Su hija, Patricia, se suma al debate: «La idea está bien, pero con una inyección económica. Hay que proteger piedras, maderas, tejas... Que menos que quitarnos el IBI».

Viérnoles fue ayuntamiento entre 1822 y 1835, es el único pueblo de Torrelavega que conserva su Junta Vecinal y su patrimonio civil es el más destacado del municipio, conservando toda una serie de palacios y casonas de los siglos XVII al XIX. Las casonas aspirantes a ser declaradas Bien de Interés Local, algunas en mal estado, son: la Casa Gótica; Casa de Rodríguez; Casa de Quijano; conjunto de edificaciones (46, 48 y 50); Casa de Fernando del Cerro; Casa de Alvarado; Casa de Torre Alonso/Eugenio Toribio de la Torre; Casa de Velarde (El Palacio); Casa atribuida a Ceballos Alvarado; Casa de Feliciano Velarde; Casa de Sánchez de Bustamante; Casa de Antonio Ruiz Castañeda y Ceballos; y Casa García Velarde y Ceballos.

Vieja demanda

El concejal de Urbanismo y Vivienda, José Otto Oyarbide, dijo en la presentación del proyecto que, si bien la mayor parte de estas edificaciones ya están protegidas por el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), ahora se quiere poner más en valor el patrimonio de la localidad, atendiendo así una vieja demanda planteada por diversos colectivos y grupos políticos.

«Buscamos la puesta en valor del patrimonio edificado de Viérnoles -explicó el edil-, de sus casonas, de las cuales alguna ya está catalogada dentro de la Ley del Patrimonio Cultural de Cantabria. Se ha redactado un informe en el que hemos analizado la posibilidad de tramitar la solicitud de declaración de Bien de Interés Local de trece edificaciones. Once están inventariadas ya en el catálogo patrimonial del Gobierno y otras dos no lo están y se valora la posibilidad de que sean calificadas como Bien de Interés Local».

Carlos Sánchez en la entrada de su casona, en el barrio de Herrera

Carlos Sánchez en la entrada de su casona, en el barrio de Herrera / Luis Palomeque

Oyarbide hizo hincapié en que se podría pasar de tener un Bien de Interés Local, la casa del segundo mayorazgo de Juan Velarde (El Viejo), a catorce. «Todo ello en el pueblo de Viérnoles -agregó-, con su historia, su singularidad en las edificaciones, su similitud en cuanto a cronología o morfología». Oyarbide comentó que, si bien la declaración de Bien de Interés Local es una figura «inferior» a la de Bien de Interés Cultural, «no es menos importante porque entendemos que es a la que se puede optar en esas otras trece edificaciones, con el objetivo de realzar el interés y el atractivo de Viérnoles, como referente turístico y núcleo rural tradicional del término municipal».

En cuanto a las ventajas, puestas en duda por los propietarios, el concejal socialista señaló que urbanísticamente la mayor parte de esas edificaciones ya están protegidas en el PGOU y pueden optar a varias subvenciones municipales para la rehabilitación de fachadas y el mantenimiento de las casonas, sin necesidad de tener que contar con la nueva catalogación.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate